Viajes

Paraísos de lujo para escaparse en verano

¿Una isla privada para dos personas? ¿Sumergerse en un submarino en los mares de la mansión de Richard Branson? ¿Ver gorilas desde una suite a cuatro metros? Propuestas muy exclusivas solo al alcance de pocos.

Paraísos de lujo para escaparse en verano

Solo algunos lugares del mundo ofrecen paraísos naturales espectaculares junto a alojamientos exclusivos. Destinos de lujo para este verano accesibles solo para unos pocos.

Isla para dos en Indonesia

Para vivir una experiencia al más puro estilo Robinson Crusoe, la agencia Nuba, ofrece pasar una noche en una isla virgen de aguas cristalinas y arena blanca. La isla Krakal en Indonesia está preparada para acoger a dos personas, huéspedes del Hotel Kura Kura. Se llega en 30 minutos de viaje en barco, solo cuenta con dos cabañas (una habitación y una sala de estar). No hay electricidad, solo velas y antorchas. Los invitados pueden elegir quedarse con un móvil para llamar a los empleados del hotel o contar con servicio de mayordomo.

Spa en Maldivas

En el atolón prácticamente virgen de Laamu, en las Maldivas, en medio del Índico, Six Senses cuenta con un hotel de 97 villas y suites a pie de playa. Si el solaruim privado, el porche elevado para cenar y ver las estrellas y la bañera con vistas al océano no son suficientes para relajarse, los huéspedes pueden disfrutar de tratamientos de reflexología, shiatsu o acupresión en el spa.

Suite colgante en el Congo

Si se busca un destino aún sin conquistar, el Congo esconde el Odzala-Kokua National Park del Congo, un bosque tropical donde los gorilas africanos son los reyes. La agencia española Godwana ofrece vivir el amanecer en la suite colgante del exclusivo Ngaga Camp, suspendida cuatro metros de altura e inspirada en la arquitectura tradicional y sostenible de los pigmeos locales de B’Aka.

Minisubmarino de Branson

La isla privada de 30 hectáreas del magnate Richard Branson, en las Islas Vírgenes británicas, se puede alquilar en exclusiva o por villas. Necker Island dispone de servicios de spa y golf. Pero lo más sorprendente es el minisubmarino de recreo para tres personas, que puede alcanzar seis nudos y 40 metros de profundidad máxima en inmersiones de hasta dos horas.

Relax en el desierto de Utah

La montaña pacífica o Amangiri acoge un muy peculiar resort, con filosofía de los indios navajos, en medio de la nada, en el desierto de Canyon Point, confluencia de Utah, Colorado, Arizona y Nuevo Méjico. Algunas de sus actividades son montar a caballo por el desierto, vuelos en globo y avioneta o navegar por el lago Powell. Para descansar, un spa de 2.200 metros cuadrados, piscina al aire libre en medio del páramo y lounge para disfrutar de las estrellas.

Crucero por el Amazonas

Un crucero muy diferente. Por el Amazonas peruano recorriendo espacios naturales pero refugiados en un barco muy especial. Cuenta con fastuosos camarotes con enormes ventanales para apreciar el río. Además, los pasajeros disfrutan de la mejor cocina peruana de la mano de prestigiosos chefs de Lima.

Picnic privado en Seychelles

Paraísos de lujo para escaparse en verano

North Island, en Seychelles, es una isla privada al estilo de la película El lago azul, para disfrutar de un absoluto relax y buceo en un atolón de coral Patrimonio de la Humanidad. Sus cristalinos fondos marinos esconden atunes, delfines, rayas o tortugas. En la villa presidencial se puede encargar un picnic íntimo en la playa de fina arena blanca.

Reserva natural en Botswana

El término glamping (camping más glamour) nació en África, rememorando las expediciones del siglo XIX, pero con mucha más clase. La agencia Nuba propone este concepto en Zarafa Camp (Botswana), en la reserva natural de Selinda, dentro de un islote en la laguna de Zibadianja. Las cuatro cabañas ocupan 100 metros cuadrados cada una, con grandes ventanales y cubiertas con paja al estilo africano. Están elevadas para tener mejores vistas de la sabana inundada, cuentan terraza, chimenea y disponen de piscina exterior. Pero el baño puede ser interrumpido por algún elefante que se para a comer frente al visitante.

Normas