Las iniciativas coinciden con el impulso de Bruselas al mercado único

Las ‘telecos’ europeas redoblan sus apuestas por invertir en ‘start-ups’

Neelie Kroes, vicepresidenta de la Comisión Europea.
Neelie Kroes, vicepresidenta de la Comisión Europea.

Algunas de las principales operadoras europeas han acelerado en los últimos tiempos las iniciativas destinadas a la inversión en start-ups tecnológicas y al impulso de planes para generar nuevo empleo vinculado a las nuevas tecnologías. Unas estrategias con las que estas empresas quieren mostrar a la Comisión Europea que están predispuestas a lanzar grandes programas destinados a dinamizar la economía en el Viejo Continente.

En este sentido, según señalan fuentes del sector, las compañías quieren que Bruselas premie estas políticas de inversión en nuevas áreas tecnológicas facilitando la integración del mercado único europeo de las telecos.

Las apuestas están sobre la mesa. Telefónica, quizá, ha sido la más ambiciosa. En 2011 lanzó su plan Wayra, que ha recibido ya más de 17.000 solitudes de proyectos de start-ups, de las que ya han sido aceleradas 245. La operadora, que ha invertido directamente más de ocho millones de euros en las start-ups, ha desplegado 13 academias, de las que seis están en Europa.

Además, ha impulsado los fondos de capital riesgo Amérigo (con un capital comprometido con otros socios de 300 millones de euros), ha creado las becas Talentum y ha lanzado en Europa el plan Think Big para impulsar los proyectos de gente joven en toda Europa.

A su vez, Deutsche Telekom lanzó hace algunos meses Hub:raum, su programa para incubar start-ups. Bajo el plan, la operadora prevé invertir en entre 10 y 15 empresas al año, con una inyección de 300.000 euros en cada una. El grupo está acelerando el proyecto y ha abierto ya una sede en Polonia, que impulsará start-ups del este y del sur de Europa. Deutsche Telekom, que tiene una filial de capital riesgo T-Venture que ha invertido desde su nacimiento en 129 empresas casi 400 millones de euros, inició en abril un programa para captar ideas destinadas a generar proyectos tecnológicos. La compañía recibió 444 ideas de 45 países, de los que cerca de la mitad venían de Europa.

Orange también ha creado sus propias iniciativas. Entre otros movimientos, lanzó un fondo junto a Publicis, Iris Capital y CDC Entreprises con unos recursos de 300 millones, destinado a start-ups de Francia y de otros países europeos, incluido España. Las inversiones cubren desde el capital semilla a las aportaciones en fase tardía.

A su vez, Orange lanzó hace pocos días su programa de graduados, este año orientada hacia aspectos como la experiencia con el cliente, la cultura de la gestión y la exposición internacional.

En esta línea, Vodafone ha reforzado sus planes de apoyo a start-ups englobados en sus distintos programas de inversión. España no ha estado al margen. A finales de 2012, la teleco puso en marcha un plan de impulso a emprendedores con la Universidad Politécnica de Madrid y la Junta de Andalucía.

También Telenor ha apostado por estas estrategias de inversión en start-ups tecnológicas a través de su filial Digital Services.

Las operadoras también han concentrado en Silicon Valley parte de su actividad de inversión en start-ups. Así, Orange lanzó esta primavera un programa de aceleración de empresas de nueva creación, bautizado como Orange Fab, con sede en este centro tecnológico de EE UU. El plan está abierto a start-ups del ámbito de las comunicaciones y la conectividad.

Telefónica, de igual forma, situó en Silicon Valley una de las sedes de Telefónica Digital. El centro acoge las actividades de la operadora de patrocinios globales y capital riesgo. Asimismo, Vodafone lanzó a final de 2011 Vodafone Xone, un centro de I+D en Silicon Valley.

 

Normas
Entra en El País para participar