Los hijos dicen que la sentencia no es ejecutable

David Álvarez asegura que el juez le ha devuelto la gestión de Vega Sicilia

La Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado el recurso de los cinco hijos críticos

El patriarca familiar afirma que recupera plenamente el poder de decisión

David Álvarez, presidente de Eulen y máximo accionista.
David Álvarez, presidente de Eulen y máximo accionista.

uevo episodio judicial en la crisis y enfrentamiento que se vive desde hace años en el seno de la familia Álvarez por el control de la gestión de El Enebro, sociedad patrimonial que incluye empresas como Vega Sicilia o Valle del Esla.

 Ayer ambas partes difundieron sendos comunicados en el que básicamente daban cuenta de una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que según los asesores legales de David Álvarez, padre de la saga familiar, desestima el recurso de apelación interpuesto contra una resolución anterior del Juzgado de Primera Instancia número 53 de Madrid, de 24 de junio de 2011.

Según los medios citados, esta sentencia “ratifica, en todos sus puntos, la resolución recurrida, reconociendo plenamente los derechos económicos y políticos de nuestro presidente [por David Álvarez] sobre El Enebro, SA, y sus empresas participadas”. “Lo cual representa que David Álvarez recupera plenamente el poder de decisión sobre dichas empresas, del que fue injustamente privado por los recurrentes”, finaliza el comunicado.

Esta versión de los hechos, y de la sentencia de la Audiencia Provincial, fue contestada de inmediato por un comunicado remitido por los cinco hijos críticos con la gestión de su padre en El Enebro. En su nota aseguran que “los actuales gestores de El Enebro recurrirán la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid al Tribunal Supremo por lo que esta resolución no es firme y queda paralizada hasta que el Supremo resuelva definitivamente el conflicto. De esta forma, la sentencia de la Audiencia Provincial no tiene ninguna consecuencia práctica. La titularidad de los actuales propietarios queda inalterada y no modifica para nada la gestión ni la actividad regular de la compañía”.

“Por tanto”, subrayan, “los cinco hijos de David Álvarez, que actualmente controlan El Enebro, seguirán gestionando normalmente la compañía de la que poseen el 67% de las acciones, mientras el Tribunal Supremo no se pronuncie sobre el pleito.

La pugna de la familia Álvarez dura ya tres años, primero en Eulen, el mayor grupo de servicios de España, y más tarde en El Enebro. Para recuperar el control de Eulen, David Álvarez, máximo accionista y fundador del principal grupo español de servicios a la empresa, modificó los estatutos sociales para nombrar dos administradores solidarios, él y su hija María José.

En junio de 2012, David Álvarez, constituyó junto a su hija María José una sociedad para controlar el 60% de la compañía y frenar los planes de sus cinco hijos de hacerse en el futuro con el control de la firma. De esta forma, el patriarca de la familia, de 85 años, garantiza que el futuro de la compañía dependerá de lo que él disponga, en cuyos planes podría estar ceder el testigo a su hija, actual vicepresidenta de la empresa.

Para dar carta de naturaleza a esta decisión, Eulen celebrará una junta extraordinaria el próximo 26 de junio con el objetivo de aprobar una reformulación de los estatutos sociales y regular la posibilidad de que una persona jurídica pueda ser designado administrador solidario.

En El Enebro, David Álvarez fue apartado por los hijos críticos y desde entonces el conflicto se dirime en los tribunales. Álvarez argumenta que tiene el derecho de usufructo sobre el 51%.

Normas