Para coordinar el área de Cataluña

CaixaBank ficha al ex consejero delegado de Catalunya Banc

Nicolau seguirá como responsable del área metropolitana de Barcelona

Jaume Masana
Jaume Masana

El que fuera hasta hace unos días el número dos de Adolfo Todó en la nacionalizada Catalunya Banc, Jaume Masana, acaba de ser fichado por CaixaBank que le hará responsable de buena parte de Cataluña, la principal área de negocio de la entidad.

El movimiento se realiza en paralelo a la creación de una nueva división territorial por la que Cataluña quedará partida en dos áreas diferenciadas.

La nueva dirección territorial Cataluña, que será la que dirija Masana, cuenta con 482 oficinas e incluye Tarragona, Lleida, Girona, Osona y Bages. Su nuevo responsable era hasta hace poco el consejero delegado de Catalunya Banc.

Masana, diplomado por ESADE, ha realizado estudios en la New York University y la Università Commerciale Luigi Boccioni de Milán. A lo largo de su carrera profesional ha ocupado diversos cargos de responsabilidad en el sector financiero, como el de director general de Caixa Manresa o el citado puesto en Catalunya Banc, según informa CaixaBank.

Jordi Nicolau, responsable hasta la fecha de todo el área de Cataluña, mantendrá ahora el control sobre la nueva dirección territorial Barcelona, con más de 1.000 oficinas, que contará a su vez con tres direcciones generales: Barcelona Ciudad (dirigida por Maricruz Rivera); Área Metropolitana Barcelona (dirigida por Maria Alsina); y Barcelona Provincia (dirigida por Mª Jesús Català).

Nicolau es licenciado en Ciencias Empresariales, MBA por la Universidad Pompeu Fabra y diplomado por el IESE. Nicolau ha ocupado diversos cargos en “la Caixa”, donde se incorporó en 1995, entre los que destaca el de delegado general de Girona y el de director territorial de Cataluña.

Todó y Masana fueron apartados por el FROB de la cúpula de Catalunya Banc a mediados de mayo para abordar con otro aire el nuevo futuro que se le plantea a la entidad nacionalizada tras el fracaso que supuso su intento de subasta.

El Gobierno frenó el pago de las pensiones de jubilación previstas para ambos, por las que Todó hubiera ingresado cuatro millones de euros y Masana 1,5 millones.

 

Normas