Revés para el plan del Gobierno y el Banco de Inglaterra

Los préstamos a empresas caen en el Reino Unido pese a las ayudas públicas

Los préstamos a las empresas se redujeron en abril en 1.400 millones de euros

La cifra es un revés para el programa de estímulo del Gobierno y el Banco de Inlgaterra

Los préstamos bancarios a las empresas continúan cayendo en el Reino Unido pese al plan del Gobierno y el Banco de Inglaterra para reactivar el crédito, según indican datos oficiales dados a conocer hoy.

Los préstamos a las empresas se redujeron en abril en 1.200 millones de libras (unos 1.400 millones de euros), mientras que los específicos para las pymes (empresas pequeñas y medianas) bajaron en 700 millones de libras (812 millones de euros).

Estos datos son un revés para el Gobierno y el banco central, que ven cómo el programa de facilitación del crédito puesto en marcha en agosto pasado para reactivar la economía no acaba de dar sus frutos.

El Programa de Financiación para Préstamos, que se ha prorrogado hasta enero de 2015, pone a disposición de los bancos dinero a bajo interés con la condición de que lo destinen a créditos a empresas y a particulares, con el propósito de impulsar el crecimiento económico.

Sin embargo, los bancos han recurrido a ese fondo menos de lo esperado, lo que puede deberse a que no quieren prestar ante el riesgo de impago o a que las propias empresas no quieren tomar prestado para no endeudarse.

La Asociación Británica de Banqueros recordó hoy que, según sus estudios, “las empresas pequeñas y medianas creen que la principal barrera al crecimiento de sus negocios es el actual entorno económico”. “En ese entorno difícil, las empresas prefieren reducir sus deudas a pedir más préstamos”, señaló la organización.

La entidad opinó no obstante que, con los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,5 %, cualquier empresa con un plan viable de negocio debería aprovechar para pedir créditos a bajo coste.

Howard Archer, economista de la empresa de análisis de mercado IHS Global Insight, advirtió por su parte de que “claramente hay una baja demanda de crédito, debido a que muchas empresas aún son reacias a tomar prestado y a invertir en el presente entorno económico”.

Normas