Breakingviews

Los Agnelli miran al futuro

Exor, el grupo de inversión de la familia Agnelli, a través del cual se controla Fiat, ha decidido vender su participación del 15% en el grupo suizo SGS. El beneficio de la oferta –de unos 2.000 millones de euros– aumentará significativamente su potencia financiera y fortalecerá su posición cuando concluya la fusión entre Fiat y Chrysler.

John Elkann, presidente y consejero delegado de Exor, afirmó la semana pasada que quería que el grupo mantuviera una participación del 30% en el fabricante de automóviles fusionado. Fiat ya posee el 58,5% de Chrysler y quiere hacerse con el accionista restante, VEBA, el fondo que gestiona las prestaciones sanitarias de los jubilados del fabricante norteamericano. Hasta ahora no hay acuerdo sobre el precio, y las dos partes están inmersas en un litigio por el verdadero valor de Chrysler. Los analistas estiman que Fiat tendrá que pagar hasta 3.500 millones de dólares por la participación de VEBA. Según la prensa, los italianos están en conversaciones con los bancos para asegurar la financiación de 10.000 millones tanto para comprar el fondo, como para refinanciar la deuda de la nueva compañía. En el proceso, Fiat-Chrysler, que podría cotizar en Nueva York, también podría necesitar una ampliación de capital.

Exor hace hincapié en que no necesita el beneficio de la venta de SGS para evitar la dilución, y apunta a una liquidez de 1.600 millones de euros. Puede que el grupo no necesite realimente ese dinero para mantener su participación. Este insiste en que lo que consiga con la operación está destinado a nuevos proyectos de inversión en Europa y Estados Unidos. Sin embargo, la venta le proporciona un colchón de seguridad ante la combinación de ambas compañías.

Invierta donde invierta Exor sus nuevos 2.000 millones de euros, el grupo puede tener dificultades en el futuro para cuadrar los beneficios de la operación de SGS. La participación en la empresa suiza produjo unas plusvalías de 1.530 millones de euros en 13 años. Esto se traduce en una tasa interna de rendimiento anual del 17%, algo que no se encuentra fácimente hoy en día.

Normas