Editorial

Debate más serio por el empleo

El mensaje del Banco de España para que, en supuestos de difícil empleabilidad, se pueda contratar a un trabajador por debajo del salario mínimo interprofesional ha reabierto la caja de los truenos entre el organismo y los sindicados. Estos reprochan la propuesta al gobernador, Luis María Linde, en términos casi personales. Ignacio Fernández Toxo (CC OO) dice que el gobernador debía aplicarse esa receta a sí mismo, mientras que para su homólogo de UGT, Cándido Méndez, se trata de una muestra de la “incompetencia” del supervisor, que equipara a la de su antecesor en el cargo. Linde, como en un déjà vu, se ha encontrado enfrente también al Gobierno, en la figura de la ministra Fátima Báñez: “Lo más importante para el empleo es que llegue el crédito a las empresas y a los autónomos, que son los que crean empleo. Le pido [al Banco de España] que ayude”. Nada nuevo bajo el sol. Salvo que ahora el paro se encamina al 28%. Por eso resulta más inadmisible que se demonicen las propuestas y ni siquiera se dejen explicar antes de abrir un debate amplio, sereno y sin apriorismos, en busca de salidas reales a la mayor lacra social que vive España. Lo mismo ha ocurrido con la propuesta de contrato único. Hay demasiados que viven mejor en la polémica y la confusión que en la verdadera búsqueda de soluciones.

 

 

Normas