Según su presidente, Julio Gómez-Pomar

Renfe confía en una "oferta ganadora" española para alta velocidad en Brasil

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, ha valorado de forma muy positiva la creación de un consorcio español compuesto, entre otros, por las empresas públicas Adif, Ineco y Renfe que pujará por este proyecto del Gobierno brasileño y ha confiado en que España presente una “oferta ganadora.

Según ha informado, al concurso se presentarán las principales empresas y países con alta velocidad, entre los que se encuentran Francia, Japón, Alemania y Corea, y ha señalado que hay “mucho interés” en que España se presente.

 

El presidente de Renfe ha remarcado que desde el consorcio se espera hacer su “mejor oferta” y “poder competir con aspiración” en esa línea de trenes.

El concurso público de Brasil es “muy complejo”, ha reconocido, pero ha admitido que España está “muy cualificada” porque piden “tener probados” más de cinco años en transporte de alta velocidad “y España lo tiene probado y demostrado a nivel nacional e internacional”.

Sobre la construcción del AVE a La Meca, Gómez-Pomar ha dicho que en Renfe están “muy ilusionados” porque “se está cumpliendo el calendario”.

Durante la entrevista, se ha detenido también en la próxima liberalización del sector ferroviario en España, un proceso que será “gradual” y “efectivo”.

El primer paso será la privatización a partir del 1 de agosto de los trenes turísticos por lo que “cualquier empresa ferroviaria que se constituya podrá prestar estos servicios”.

La liberalización “vendrá bien a los ciudadanos” porque el objetivo es que “se puedan beneficiar de una mayor oferta de servicios y de las ventajas que trae la competencia en precios y calidad”.

En ese sentido, la implantación a primeros de febrero de las tarifas flexibles en el AVE han servido como paso previo para “conseguir una buena ocupación y estar preparado para un mercado de competencia”, ha apuntado.

Desde que entraron en vigor las tarifas flexibles, “más de 20 millones de pasajeros” se han beneficiado de ellas y la ocupación de los trenes AVE y de largo recorrido “se ha incrementado de una manera importante”.

Renfe redujo sus pérdidas en más de 300 millones de euros el año pasado mediante un ejercicio de “contención de gastos” y “renegociando contratos y acuerdos, así como un buen saneamiento”.

En 2013 Gómez-Pomar prevé un año “complicado” porque Renfe ha absorbido a Feve, que arrastraba un “déficit de explotación importante”, por lo que el “reto” ahora es “absorber estas pérdidas”.

Además, el presidente de Renfe confía en que los ciudadanos tengan “una buena imagen” de la compañía, que es “parte consustancial de la historia contemporánea española” y “ha sido capaz de renovarse” con el paso del tiempo.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar