Pide que España acabe de una “vez por todas con sus desequilibrios”

El FMI reclama combinar el ajuste del déficit con “un poquito más de Keynes”

Viñals alerta de que la deuda pública en EE UU, Japón y países europeos “es insostenible”

Defiende que los bancos centrales han evitado “el derrumbamiento financiero”

El director de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals
El director de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals

Reducir el déficit público, acelerar la Unión Bancaria y poner en marcha reformas estructurales. Esos son los retos que deben abordar los países de la UE y España. Sin embargo, el director de Mercados Monetarios del FMI, José Viñals, ha pedido hoy que la necesaria reducción de los números rojos se realice de forma paulatina e inteligente. “Hay que mirar también el crecimiento, tener un poquito más de Keynes”, apuntó Viñals durante su intervención en la reunión anual que el Círculo de Economía celebra en Sitges.

Viñals salió en defensa de la actividad de los bancos centrales que, en su opinión, “han evitado el derrumbamiento financiero” al bajar los tipos y mantener políticas de liquidez. “Nunca tantos debieron tanto a tan pocos”, concluyó Viñals citando a Winston Churchill. Para el FMI, las autoridades bancarias han hecho su trabajo y han ofrecido una prórroga a Estados como España para que “resuelvan de una vez por todas sus desequilibrios”. Ahora, entiende el organismo internacional, es el turno de que los países asuman su responsabilidad ya que las políticas monetarias no sirven para realizar reformas estructurales. Para Viñas, resulta indispensable reducir el elevado endeudamiento. “La deuda pública en Estados Unidos, Japón y en países de la UE es insostenible”, afirmó con contundencia el alto directivo del FMI.

Para que el crédito vuelva a fluir y evitar las grandes diferencias para acceder al crédito entre los países del norte y el sur europeo, Viñals reclamó acelerar la reforma financiera y avanzar hacia la Unión Bancaria, aparcando las diferencias políticas.

Si bien reconoció que Estados Unidos ha sido más ágil que Europa para asentar el crecimiento económico, alertó que vuelven a proliferar en el mercado estadounidense “productos financieros complejos y muy apalancados” que estuvieron en el origen de la actual crisis. En este sentido, apuntó que los bajos tipos de interés suponen un incentivo para que florezcan inversiones de riesgo. Viñals advirtió que algunas empresas en Estados Unidos están vendiendo bonos basura.

Normas
Entra en El País para participar