El 'smartphone' Moto X saldrá a la venta en octubre

Google, lista para asaltar con Motorola el reino del iPhone y del Galaxy

Lanzará el primer 'smartphone' de Motorola, tras adquirir esta compañía en 2011

Logo de Google.
Logo de Google. REUTERS

Google se prepara para dar un paso más en el negocio móvil. El buscador, que ya domina este mercado en cuanto a sistemas operativos gracias a Android, quiere tomar posiciones más relevantes del lado de los terminales, donde actualmente ya tiene alguna presencia con smartphones como el Nexus 4 (fabricado por LG). El gigante de las búsquedas lo hará a través de Motorola, la compañía que compró en 2012 por 12.500 millones de dólares (9.500 millones de euros).

Según ha explicado el consejero delegado de Motorola, Dennis Woodside, la firma planea lanzar su nuevo teléfono inteligente, el Moto X, para el próximo otoño (casi seguro en octubre), el primero que sacan bajo la influencia directa de Google. El terminal se fabricará en unas instalaciones de Texas, EE UU, que empleará a 2.000 personas a partir del próximo mes de agosto y llevará muchos componentes que también serán estadounidenses.

Aunque Google ha sostenido reiteradamente que la compra de Motorola respondió a un interés por hacerse con las importantes patentes que tenía esta compañía, Woodside ha asegurado a Financial Times que con el nuevo Moto X pretenden bajar el coste de los smartphones y “acabar con los grandes beneficios de compañías como Apple”. “Estos productos [dijo refiriéndose a terminales como el iPhone] tienen un 50% de margen de beneficio. Nosotros no tendremos necesariamente estas ganancias y esos márgenes no van a persistir”, insistió.

El directivo de Motorola deja claro con estas palabras que Google va a por todas en el negocio de los smartphones, donde el fabricante de móviles que adquirió ha perdido mucho terreno frente a otras marcas como Apple, Samsung, Sony, LG o HTC.

Woodside ha señalado en unas jornadas que organiza la publicación AllThingD que el Moto X se beneficiará de la experiencia de Motorola en el manejo de sensores de potencia ultra baja, que pueden detectar contextos de uso y apagar ciertos componentes cuando no son necesarios, lo que permite preservar más la batería. Un punto en el que Google y Motorola prometen importantes avances, ya que saben que lo poco que duran las baterías de los móviles es una de las principales quejas de los usuarios de este tipo de terminales.

En este sentido, el directivo de Motorola también ha señalado que ya hay ingenieros de la compañía trabajando en procesadores que les ayudarán a ahorrar energía, aunque no dio más detalles.

Los sensores citados permitirán al Moto x distinguir cuando el usuario está en el coche o cuando el Smartphone está dentro o fuera del bolsillo. Así, por ejemplo, cuando este fuera activaría la cámara de fotos.

Según cuenta Gizmodo.es, el propio cofundador de Google y su actual consejero delegado, Larry Page, está muy involucrado en el proyecto. No quieren defraudar, pues saben que el producto ha levantado fuertes expectativas.

Normas
Entra en El País para participar