Bruselas ya tiene Alternativas Económicas

Bruselas ya tiene Alternativas Económicas

Ha costado, pero en Bruselas se oye por fin hablar de una alternativa económica, aunque solo sea en formato de revista, en español y una vez al mes.

"Nos repiten continuamente que no hay otra opción, en un paradigma de la economía del miedo", señaló Claudi Pérez, delegado de El País en Bruselas, durante la presentación el pasado lunes de la revista Alternativas Económicas en la capital comunitaria. Una publicación nacida, según su director, Andreu Missé, para hacer una lectura de los datos económicos desde el punto de vista del ciudadano y alejada del monolítico discurso imperante en la actualidad.

"La revista es para los lectores, que es a quien nos debemos y quien confía en nosotros", señalo Missé durante el acto celebrado en la sede de la UNED en Bruselas, ante un público muy "bruselense": abogados, lobbistas, representantes de organizaciones no gubernamentales, miembros de movimientos sociales, profesores, diplomáticos, funcionarios de la Comisión, europarlamentarios y el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia. En el debate posterior, pidieron la palabra, entre otros, las eurodiputadas Inés Ayala y Carmen Romero o el analista Ignacio Torreblanca.

A juzgar por la calurosa reacción del respetable (casi un centenar de personas), Alternativas Económicas suscita la "complicidad" que busca con entusiasmo su director. El veterano periodista (ex subdirector de El País y ex delegado de ese periódico en Bruselas) sedujo a la audiencia con un proyecto "para las personas inquietas". Y se mostró convencido de que existe un hueco para una publicación como la suya tanto en el mercado español como en el latinoamericano.

En solo cuatro meses ya han conseguido 825 subscriptores y una venta total que ronda los 3.000 ejemplares. Lejos todavía de las cifras de su hermana mayor francesa (Alternatives Economiques, de la que ya escribimos aquí en su día), que tras más de 30 años en la calle cuenta con 75.000 subscripciones y 115.000 ejemplares vendidos por número. Pero Missé hace una declaración de intenciones: "nuestra ambición es infinita".

La revista, recordó Missé, nace en medio de una crisis que ha multiplicado la demanda de información económica. Y en plena ebullición de plataformas sociales, muchas de ellas ligadas a reivindicaciones de carácter económico. Un nuevo clima que el moderador del acto, Lorenzo Consoli, de la agencia italiana TM News, resumió con acierto: "la crisis ha democratizado la información económica, que ha dejado de ser para iniciados".

Pero el proyecto también coincide con la aparición de numerosos medios empeñados en profundizar las respectivas trincheras y retroalimentar a sus lectores con el mensaje más agradable para sus oídos. ¿Se sumará Alternativas a esa tendencia? "En absoluto", promete su director. "Somos periodistas, no políticos. Y nuestra prioridad es divulgar y dar voz a todas las partes".

Esa apertura no excluye un compromiso que Missé resume en tres puntos: europeístas, pero críticos con la actual política de la UE; sociales, en cuanto a la defensa de un aumento de los derechos; y ecologistas, no ecólatras.

Con poca publicidad

"Alternativas Económicas demuestra que hoy día puede haber un proyecto basado en la solidaridad", señaló Missé. "Existimos porque hay gente que nos ayuda". Por lo pronto, la empresa editora se ha constituido en forma de cooperativa, con 35 socios fundadores. Y ya hay lista de espera para sumarse al proyecto, una "ampliación de capital" que depende del visto bueno de la asamblea a los potenciales inversores.

La revista cuenta además con un centenar largo de subscriptores-amigos, que aportan por encima de la cuota mensual. Y el tercer puntal, enumera Missé, es la revista francesa, que además de socia, facilita artículos y reportajes a precios muy ventajosos.

La publicidad, según Missé, solo cubrirá como máximo un 15% de las necesidades de financiación y "solo aceptamos anunciantes que no nos supongan ningún tipo de condicionamiento".

¿Podrán sobrevivir con este modelo de financiación en un mercado en el que no dejan de cerrar cabeceras? "Seguramente hay una parte de insensatez en lo que estamos haciendo", ironiza Missé. Pero fiel a su optimismo irreductible confía en el éxito porque "hay una voluntad y un compromiso", además de dos ingredientes esenciales del periodismo: rigor e independencia. ¡Suerte!

Imagen: Portada del número 3 de Alternativas Económicas.

Comentarios

Ya he leído dos números, y está realmente bien. A ver si me hago con el tercero.
falta lo mas interesante: de que va la revista? que temas en concreto trata, cual es su filosifía, algunos ejemplos de articulos del primer número...
Qué pocos medios hay que sean para los lectores. Lo más normal es que sean de sus acreedores.
Normas
Entra en El País para participar