Logra una prórroga para financiar su deuda

La banca acreedora negocia con Realia liquidar sus activos para saldar deuda

Torre de Realia en la Plaza de Castilla en Madrid.
Torre de Realia en la Plaza de Castilla en Madrid.

La banca acreedora negocia con Realia la posibilidad de liquidar su cartera patrimonial, sus activos y el suelo a fin de hacer frente a las deudas contraídas con estas entidades, después de que la inmobiliaria haya conseguido una prórroga de cuatro meses para refinanciar un crédito de 847 millones de euros.

Según han señalado hoy a Efe fuentes conocedoras del proceso, esta operación consistiría en una “liquidación ordenada” de activos, que tienen más valor que la deuda pendiente.

El objetivo, han subrayado las mismas fuentes, es llegar a un acuerdo para amortizar el crédito promotor mediante los ingresos obtenidos con la venta de bienes.

No obstante, fuentes oficiales de Realia aseguran que la compañía descarta liquidar activos de su cartera patrimonial, que está compuesta, entre otros bienes, por edificios de oficinas, centros comerciales e inmuebles en París.

El plazo para renegociar el crédito finaliza mañana. Realia, participada por FCC y Bankia, podría cerrar un acuerdo antes del próximo 26 de junio, cuando está previsto que celebre su junta general ordinaria de accionistas.

La efectividad de la refinanciación y su entrada en vigor está condicionada al cumplimiento de una serie de condiciones suspensivas entre las que se encuentra la ejecución del aumento de capital por compensación de créditos.

El 8 de mayo Realia anunció que iba a proponer en la junta de accionistas la aprobación de una ampliación de capital para capitalizar un préstamo por valor de 114,8 millones de euros que en su día le concedieron FCC y Bankia, y que cedió su parte a la Sareb o “banco malo”.

De aprobarse esta operación, FCC elevaría su participación en Realia del 27,6 al 33,56 % y la Sareb pasará a controlar el 8,87 % del capital.

En base al sistema de “profict sharing” propuesto por la banca para repartirse las ganancias de las desinversiones, las entidades financieras se repartirían los ingresos obtenidos por la venta de Realia Patrimonio, que podría rondar los 500 millones.

También se contempla la venta de Realia Business, que abarca activos y mucho suelo, y cuyo precio podría ascender a 450 millones.

Con estas desinversiones habría fondos suficientes para cubrir la la deuda de 847 millones.

A finales de marzo, dos de las entidades acreedoras de Realia -Barclays y Kutxabank-, llegaron a un preacuerdo con la inmobiliaria para salirse del préstamo sindicado en el que participan junto a otros bancos.

En concreto, Realia llegó a un primer acuerdo con Kutxabank para cambiar su crédito por hipotecas sobre activos inmobiliarios y con Barclays para recomprarle parte de su crédito, de 40 millones, con un descuento del 45 %, indicaron entonces fuentes financieras.

Entre las principales entidades acreedoras se encuentra la Sareb, seguida del Banco Sabadell y del Santander. También figuran Barclays, BBVA, La Caixa y Kutxabank.

 

Normas
Entra en El País para participar