Bernardo Hernández estudia varias ofertas de empresas tecnológicas en EE UU

El más alto ejecutivo español en Google deja la compañía

"Ha sido una salida totalmente voluntaria y muy a pesar de mis padres, que no lo entienden", dice

Bernardo Hernández ha dejado Google tras ocho años en la compañía.
Bernardo Hernández ha dejado Google tras ocho años en la compañía.

Bernardo Hernández, el español que más alto ha llegado en Google, deja la compañía tras ocho años. “Ha sido una salida totalmente voluntaria y muy a pesar de mis padres, que no lo entienden”, asegura en una entrevista telefónica con CincoDías. Hernández explica que le ha costado mucho tomar esta decisión, pero defiende que es un “creyente fervoroso de las carreras profesionales no lineales” y ya le tocaba cambiar de aires. “Lo hice cuando en el 99 dejé de gestionar fondos de inversión en BBVA para montar proyectos de internet como Idealista.com y 11870.com, y volví a hacerlo cuando dejé estas empresas por ir a Google”.

Hernández está estos días en España –está formando parte del jurado en los Premios Príncipe de Asturias– y habla con tranquilidad de su decisión y su futuro, aunque de este último da los detalles justos. “Tengo varias ofertas de empresas tecnológicas en EE UU, pero primero quiero tomar perspectiva y ver qué puedo hacer con las habilidades que he adquirido y dónde puedo invertir el dinero que he ganado”.

El ejecutivo y emprendedor español admite que dejar Google no ha sido algo racional: “Ha tenido más que ver con que quiero hacer lo que predico, y siempre digo que hay que superar el miedo al riesgo y acercarse al precipicio, y en Google ya sentía poco riesgo porque yo no soy su fundador, solo era una parte de la maquinaria”.

Una maquinaria de la que él habla maravillas y que, según explica, intentó retenerlo hasta el último minuto. “Me hicieron una fiesta de despedida muy entrañable y allí mismo me lanzaron dos ofertas, una para Google Fiber, el negocio de fibra para redes de telecomunicaciones que tiene la compañía y uno de los proyectos más interesantes de Google en la actualidad”. Dice que estuvo tentado de quedarse. “Pero valoré que el coste-oportunidad de quedarme en Google iba a ser mayor que el que iba a poder tener fuera, y decidí irme. Tengo una parte emprendedora muy importante y me gustan los desafíos, estar donde puedo contribuir muchísimo al proyecto, y tocaba volver a un desafío de esa naturaleza”, comenta.

¿Y cuál es su próximo destino? Hernández admite que tiene ofertas tentadoras. “No puedo avanzar nada, pero seguro que donde acabe tendrá un perfil con mucho más riesgo que Google”. También insiste en que tiene otros proyectos en los que le apetece volcarse. Así, cuenta que ya tiene en marcha un fondo de capital riesgo Solon Ventures, al que le quiere dedicar más tiempo, “porque está claro que las cosas salen bien cuando les dedicas tiempo”.

"Me podía haber jubilado en Google, pero no va conmigo. Me gustan los desafíos. No sé dónde acabaré, pero será en un proyecto con mucho más riesgo que Google”

Sea cual sea su decisión final, el exejecutivo de Google (Salamanca, 1970) tiene claro que va a ser difícil encontrar otra empresa “tan espectacular para trabajar como Google”. En su opinión, hay cinco razones que la hacen diferente, y por la que le ha costado mucho dar este paso. La primera, dice, es que en Google se trabaja con la gente más brillante. “Te malacostumbras a tanto talento”. La segunda y tercera “es que te dan desafíos interesantísimos, pero también los recursos para hacerlo porque es una empresa que genera mucha caja. Mire lo que he hecho yo en ocho años, desde montar productos y marketing en España a hacer de Google Maps número uno en el mundo, gestionar el marketing de los productos de consumo, lanzar Google Chrome, Android, comprar Zagat y ser director de este servicio”. Por último, Hernández destaca que estar en Google “te abre las puertas de cualquier empresa, y, por supuesto, paga muy bien”.

¿Lo mejor de su paso por Google? “Sin duda, el proyecto con el que más he disfrutado ha sido Zagat, su compra, su integración en Google, y también la dirección mundial de marketing de Google Maps, porque supuso mi llegada a la sede de la corporación. También haber creado el pin rojo de Google Maps, hoy un icono de localización. ¿Lo peor? Prefiero no decirlo.

 

“La Google del futuro no se parecerá a la actual”

“Google es probablemente la mejor empresa de tecnología que se haya creado en la historia”, dice Hernández. “Hay magníficos ejemplos, como IBM, Microsoft, Apple... pero Google tiene algo especial. Su esencia es solucionar problemas importantes para la humanidad con la mejor tecnología posible, y eso lo bordan. Empezaron haciéndolo ordenando la información del mundo con el buscador y luego lo han hecho con otros productos como Android, Gmail o Youtube”. “Además, hay algo maravilloso en Google y es que su consejero delegado es dueño de la compañía y eso da una enorme estabilidad al proyecto. No se piensa tanto en los resultados trimestrales (que también), por eso han sido posibles proyectos como Android o Chrome”.

Pero ¿y qué hay de las investigaciones por presuntas prácticas contra la competencia o por temas de privacidad? “Google tiene el mayor buscador, el sistema de correo más grande, el sistema operativo móvil más utilizado y la plataforma de vídeos más popular, Youtube. Hay cuatro cosas en las que son número uno y eso inevitablemente va a atraer las miradas de los reguladores. El tamaño es algo a tener en cuenta por temas de mercado, pero en Google son conscientes y se colabora con los Gobiernos para que esto pueda gestionarse de la mejor manera posible. También internamente se está planteando cuál es la mejor forma de gestionarlo, y una vía es buscar entornos abiertos, abrir lo que haces a dinámicas de mercado, pero preservando tus intereses. Estoy convencido de que lo van a saber gestionar”.

Lo que está claro para Hernández es que la Google de hoy no tiene nada que ver con la de su origen y tampoco con la que será en el futuro. “Están trabajando en droits, en coches que se conducen solos y en fibra para cambiar el ecosistema como hicieron con Android”.

Normas