Editorial

Alquileres más ágiles en vivienda

El Congreso aprobó ayer la nueva regulación de los arrendamientos urbanos para tratar de reactivar el mercado del alquiler de vivienda, una auténtica necesidad ante la dificultad que por precio tienen sobre todo las personas jóvenes para acceder a la compra de casa. El modelo económico desarrollado en España a partir de los años sesenta, unido a una regulación que ha dotado de mucha mayor seguridad jurídica a la adquisición de vivienda que al alquiler, ha impulsado los niveles de propiedad a umbrales superiores al 80%. Pero ha generado un sobreendeudamiento en los hogares en el último ciclo alcista que está pasando una costosa factura a la economía, puesto que las obligaciones financieras impiden el despegue de variables como el consumo o nuevos compromisos de inversión, con la consiguiente parálisis de la actividad. La nueva norma acorta la duración de los contratos, así como sus prórrogas, y agiliza el rescate del inmueble en caso de necesidad del propietario para él o sus vástagos, además de acortar los plazos de desalojo en caso de impago. Estos detalles incrementan notablemente la seguridad jurídica para el propietario, que hasta ahora pone en el mercado sus activos para el alquiler con cuentagotas por temor a perder el control económico del activo por la sobreprotección del inquilino.

Normas