Declaración de Gonzalo Alcubilla

El exdirector de negocios de Caja Madrid defiende que el crédito a Díaz Ferrán tenía garantías

Afirma que la oferta de compra por parte de Orizonia superaba con creces el valor del crédito

El que fuera director de negocios en Caja Madrid Gonzalo Alcubilla ha afirmado ante el juez Elpidio José Silva que el préstamo de 26,6 millones de euros solicitado por el ex dueño del Grupo Marsans Gerardo Díaz Ferrán cuando era consejero contaba con garantías sobradas y con una oferta de compra por parte del Grupo Orizonia que superaba con creces el valor del crédito, según informaron fuentes jurídicas.

El miembro del antiguo Comité Financiero ha aseverado en sede judicial que los servicios de la caja valoraron en un primer momento las garantías ofrecidas por Díaz Ferrán, que aportó parte de su patrimonio personal, pero también la viabilidad de su entramado empresarial y el hecho de que fuese una referencia en el sector turístico.

Alcubilla ha indicado que más adelante se tuvo en cuenta el pronóstico arrojado por la venta del conglomerado turístico al Grupo Orizonia, que dejaba cifras positivas. En la oferta indicativa se llegó a hablar de un precio de 300 millones de euros y, aunque otras valoraciones netas fijaron una cuantía inferior, el resultado siempre seguía superando el valor del préstamo.

La acusación, ejercida por el sindicato Manos Limpias, ha solicitado al instructor que imponga como medidas cautelares para Alcubilla las comparecencias periódicas en el Juzgado y la retirada del pasaporte, algo que no ha sido aceptado por el juez.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid había citado para este jueves a las 10.00 en calidad de imputados a los también miembros del Comité Financiero Fernando Sobrini y Luis Crespo, a quienes, en torno a las 15.00 hora del mediodía, ha comunicado que sus comparecencias se posponían para otro día. El juez también tiene pendiente para más adelante el interrogatorio del ex directivo Matías Amat.

Préstamo a Díaz Ferrán

El juez Silva abrió diligencias a raíz de una denuncia presentada por el sindicato Manos Limpias en la que se acusa a Blesa de conceder un crédito “doloso” por importe de 26,6 millones de euros a Díaz Ferrán en el que figuraba como “garantía un holding empresarial que se encontraba en quiebra”.

Ambos están acusados de un delito societario y de falsedad documental, mientras que el ex responsable de créditos a empresas de Caja Madrid Carlos Vela está imputado por delito societario.

El instructor aprecia en la actuación de Blesa y Díaz Ferrán indicios de criminalidad inherentes a manifiestas infracciones de buenas prácticas bancarias que además inciden en la proyección de una “imagen sumamente deteriorada de la llevanza del riesgo y la regencia de una entidad de relieve” como es Caja Madrid, según expuso en un auto notificado el pasado febrero.

El juez acordó en noviembre pasado reabrir las diligencias que se incoaron después de que Manos Limpias presentara una querella contra Blesa y Díaz Ferrán, que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu rechazó acumular a la causa en la que investiga la fusión y salida a Bolsa de Bankia.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid también investiga en el marco de este proceso la compra del City National Bank de Florida por parte de la caja de ahorros al ver indicios “muy relevantes” de criminalidad, de los que se desprende un posible delito societario de administración desleal o bien uno de apropiación indebida con otro de falsedad de documento público.

Normas
Entra en El País para participar