Entrevista en la SER al expresidente de Pescanova

Sousa: "Si hubiese tenido información privilegiada habría vendido todo"

Afirma que vendió las acciones para ayudar la situación de tesorería de la empresa

El expresidente de Pescanova, Manuel Fernandez de Sousa
El expresidente de Pescanova, Manuel Fernandez de Sousa EL PAÍS

El expresidente y primer accionista de Pescanova, Manuel Fernández-Sousa, ha defendido hoy en una entrevista en la cadena SER la gestión de la compañía durante los últimos mese. "Si hubiese querido hacer uso de información privilegiada habría vendido toda la participación", ha asegurado Sousa.

Sousa ha explicado, por otra parte, que la decisión de no presentar las cuentas de 2012 obedece a una operación pendiente y a tensiones de liquidez en la empresa. “Todo lo que hecho ha sido en beneficio de la empresa, incluido el retraso de la comunicación de las cuentas y así se acreditará”, ha afirmado. "Teníamos a final de marzo una de las desinversiones anunciadas [referentes a unas granjas en Chile) y eso era un hecho relevante en el sentido positivo. Pero también teníamos problemas de tesorería. Pescanova en los últimos años ha emprendido un plan de inversiones agresivo, cuando la avidez de todas las empresas era mayor y se acometía mediante deuda. Hemos hecho el mayor proyecto del mundo en acuacultura, y como casi todas las empresas españolas los crecimientos se han hecho con crédito". El grupo tenía según sus libros 1.500 millones de euros en deudas, si bien tras estallar la crisis de la empresa pesquera, las deudas reales superan los 3.000 millones de euros, según fuentes del mercado.

Unas cifras que ha negado el empresario gallego. “No hay un 'agujero' de 3.000 millones de euros ni nada por el estilo; se están confundiendo cifras y lo que hay es lo contrario. Lo que hemos creado durante estos años ha sido valor para la empresa (...), el valor sí se ha creado, el 'agujero' no existe y hoy el valor de Pescanova excede con mucho a su pasivo”.

Así, Tras asegurar que ayudará a Deloitte, administrador concursal de la firma, porque su mayor interés es que “triunfe” en su gestión, el presidente de Pescanova ha afirmado que la compañía no sólo vale más, sino que valdrá “mucho más” en el futuro y ha estimado que, teniendo en cuenta las inversiones efectuadas, puede afrontar “perfectamente” los próximos diez años y triplicar la cifra de facturación y producción. También ha recalcado que Pescanova está al día en las nóminas con los trabajadores, con Hacienda y con la Seguridad Social. “No es normal que una empresa que entra en concurso esté al día en todas sus obligaciones”, ha afirmado.

Sousa ha insistido en que vendió parte de su cartera para ayudar a la empresa a superar sus tensiones de liquidez. "¿Por qué vendí?", explicó. "No creer en la compañía no fue mi caso, porque entonces habría vendido todas las acciones", razonó. También fue cuestionado sobre dónde está el dinero obtenido con esas desinversiones. "Los 27 millones están en los compromisos de liquidez que tenía que acometer a que estaba obligado". Otros 10 millones se usaron para satisfacer unas inversiones en la empresa. 

A la pregunta de cómo ha sucedido que varios consejeros han vendido a la vez, Sousa fue lacónico: "Yo respondo por mí mismo, Y solo he vendido lo que no me ha quedado más remedio que vender".

En cualquier caso, Sousa también ha admitido errores: "En esta crisis me he equivocado, como no, si no estaríamos en otra situación. Si hubiésemos sabido lo que es la crisis financiera evidentemente no hubiéramos invertido tanto. Son muchos años, 37 al frente de Pescanova, una vida que he dedicado íntegramente".

Normas