La banca española parte con ventaja en necesidades de provisiones

La supervisión única del BCE impulsará las fusiones entre bancos europeos

Un objetivo de la supervisión única es crear bancos paneuropeos

Las entidades sanas de la UE participarían en el rescate de las más débiles

Escultura con el símbolo del euro frente a la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort del Meno, Alemania.
Escultura con el símbolo del euro frente a la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort del Meno, Alemania. EFE

Poco tiempo y muchas cosas por hacer. El proyecto de la supervisión única europea realizada a través del BCE va tomando forma, y ya parece una realidad, pese a la oposición de Francia e Italia y de las reticencias de Alemania y de que se pretende que entre en vigor en 2014 y aún queden bastantes flecos importantes por resolver.

Las próximas semanas, de hecho, son clave para que se aprueben los mecanismos para llevar a cabo la supervisión única. Aún quedan pendientes dos asuntos que los expertos califican de “muy importantes” para que la supervisión única sea una auténtica realidad: la creación de un fondo de garantía de depósitos común, con las mismas reglas para todos los países;y la aprobación de una nueva directiva sobre un mecanismo europeo de resolución, algo a lo que Alemania se muestra muy reticente.

Los expertos aseguran que sin estas dos directivas aprobadas, las soluciones de las crisis financieras serán asimétricas. Las mismas fuentes reconocen que se ha avanzado muy poco sobre la armonización de un fondo de garantía común. Aunque aseguran que tras la crisis de Chipre parece que Bruselas está convencida para crear este mecanismo y para intensificar la unión bancaria europea.

Fuentes conocedoras de las negociaciones que se mantienen en Europa para la unificación de la supervisión bancaria aseguran que esta armonización será una “oportunidad” para la banca española, que podrá competir en otros mercados sin barreras como ocurre en la actualidad.

Otra ventaja para la banca española, según las mismas fuentes, es que las exigencias del Banco de España en materia de capital y de provisiones son superiores a las requeridas por el resto de los bancos centrales europeos, razón por la que una vez que se armonice la supervisión, lo lógico es que sean las firmas del resto de los países de Europa (excepto Reino Unido, que queda fuera de esta supervisión única) las que tengan que deban adaptarse a la banca con nivel elevado de capital y provisiones.

Estas mismas fuentes resaltan que uno de los grandes alicientes de la supervisión única es que se impulsen las fusiones entre los bancos europeos. Hasta ahora, las integraciones bancarias se han producido entre bancos del mismo país. Lo mismo ha sucedido en la búsqueda de soluciones para las entidades más débiles. En este caso los participantes en las subastas se han limitado a los bancos nacionales. Con la supervisión única se pretende ampliar el abanico a todas las entidades sanas de Europa.

 Mañanase debatela regulación del inspector

El Banco de España y el Banco Central Europeo han iniciado ya la selección de los inspectores que trabajarán en el BCE una vez que amplíe sus funciones. Inicialmente, el traslado al BCE será voluntario. El objetivo es que en las próximas semanas ya realicen sus funciones en el BCE 58 inspectores europeos, de los que unos 10 serán españoles.

Los inspectores españoles tendrán alrededor del 15% de la supervisión única europea del BCE, según explican fuentes de este colectivo. Mientras, mañana la Comisión de Economía del Congreso debatirá una proposición no de ley para regular la profesión de los inspectores del Banco de España, reivindicación que lleva años haciendo este colectivo.

La iniciativa partió hace un año de UPyD, que presentó en el Congreso la misma proposición que realizó el PP cuando estaba en la oposición. Este debate está totalmente vinculado al proceso de la unificación bancaria europea.

 

Normas