El expresidente de Caja Madrid pagó la fianza contra su patrimonio

Blesa justificó la compra de CNBF porque era “el mejor banco” de Florida

Caja Madrid dijo que el beneficio de City National estaba “muy por encima” de los de sus rivales

La caja argumentó que el banco que iba a adquirir era el primero por solvencia y el segundo por ganancias de Florida

Fachada de una sucursal de City National Bank en Florida Ampliar foto
Fachada de una sucursal de City National Bank en Florida

La compra de City National Bank of Florida (CNBF) por parte de Caja Madrid en 2008 ha destapado cinco años después la caja de los truenos. La operación que el entonces presidente de la entidad madrileña, Miguel Blesa, defendió no contó con la valoración de un informe independiente de expertos. El jueves pasado el juez Elpidio José Silva decretó prisión contra el exbanquero acusándole de varios delitos vinculados a esta compra, como el de pagar un sobreprecio. La caja pagó 1.117 millones de dólares por CNBF.

Varios exconsejeros de Caja Madrid defienden aún la compra y aseguran que CNBF era uno de los mejores bancos de Florida en 2008, “o por lo menos eso decían los informes que la caja nos presentó”, coinciden dos exconsejeros. el equipo de Caja Madrid aseguró entonces que CNBF era “el mejor banco independiente de Florida”, con unos resultados en 2007 “muy por encima de sus competidores”.

La due diligence de CNBF fue realizada por la propia caja. Rafael Sánchez Lozano, entonces director de desarrollo internacional e inversiones especiales de la entidad, presentó al consejo una comparativa del sistema financiero de Florida, en la que CNBF aparecía como uno de los principales bancos en casi todos los conceptos. La información convenció al consejo, que aprobó la compra el 14 de abril de 2008 sin más documentos que los de la firma madrileña.

Sánchez Lozano presentó un cuadro de los 11 principales bancos de Florida. En esta comparativa CNBF figuraba como el sexto grupo por activos, con 2.761 millones de dólares, frente a los 1.733 millones de Totalbank de Banco Popular o los 567 millones de la filial de Sabadell, Transatlantic. El primero era Bank United, con 14.425 millones.

CNBF era, según la misma fuente, el quinto por fondos propios, con 335 millones, mientras que Totalbank contaba con 140 millones de dólares en fondos propios y la filial de Sabadell sumaba en este concepto solo 59 millones. Además, era el segundo por beneficios, con 42 millones, solo superado por Riverside National Bank (quinto por activos con 4.781 millones), con 44 millones. Las filiales estadounidenses de Popular y Sabadell tenían unos beneficios de 17 millones de dólares y 4 millones, respectivamente.

CNBF contaba con la morosidad más baja, del 0,1%, y mayor cobertura, del 1.502%. También era el primero por solvencia, con el 15,7%, lo mismo que el más grande de la región, Bank United. En eficiencia era el segundo, con el 53% (cuanto más baja mejor), frente al 63% y 76% de las filiales de Popular y Sabadell.

Blesa está pendiente de la decisión de la Audiencia de Madrid. La fiscalía ha solicitado la nulidad de la causa.

Paga la fianza contra su patrimonio

ada más conocer la decisión del juez Silva Pacheco de enviarle a prisión, tras dictar un auto en el que se le acusa de diversos delitos por la compra de City National Bank of Florida en 2008, eludible previo pago de una fianza de 2,5 millones, el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, hizo una llamada a Bankia. En esa entidad tiene una cuenta con acciones, sobre cuyos fondos pidió que se le extendiera un cheque.

Este, por 2,5 millones de euros, fue el que al día siguiente entregó su abogado para que el que fuera presidente de Caja Madrid desde 1996 hasta 2010 pudiera abandonar la cárcel, lo que sucedió 18 horas después de su ingreso. Eso sí, el juez ha mantenido su decisión de retirarle el pasaporte ante el riesgo de fuga. El magistrado exigió a Blesa para su liberación que la fianza fuera en “metálico” y no con avales como ocurre en otras ocasiones.

Normas
Entra en El País para participar