El selectivo cae un 0,47% y la prima sube a 297

Los malos datos macro de EE UU terminan de desarmar al Ibex

El selectivo español se aleja de los 8.600 y cae a 8.542.30

El euro pierde posiciones frente al dólar y ronda los 1,28

Un viandante pasa ante un cartel de cotizaciones en Tokio.
Un viandante pasa ante un cartel de cotizaciones en Tokio. Reuters

El éxito de la gran cita bursátil del día en España, el salto de Liberbank al parqué, no ha impedido que, tras apuntar maneras, el Ibex haya terminado perdiendo un 0,47% hasta los 8.542,30 puntos. La prima de riesgo, que durante buena parte de la jornada había ayudado a destensar la jornada, ha terminado la sesión con un leve repunte al alza, tras los malos datos macroeconómicos que llegan desde EE UU.

En concreto, el perfil de riesgo soberano español, que ayer cerró en los 296 puntos básicos, ha llegado a caer a 287 a media sesión. Al final de la tarde, sin embargo, la prima de riesgo ha vuelto a repuntar con fuerza para superar el cierre del día anterior sobre los 297 puntos.

Un giro en la tendencia que no ha ayudado precisamente al Ibex, quien ya experimentaba un día fundamentalmente negativo. Así, aunque el selectivo español ha llegado a sellar los 8.589,7 puntos una hora antes de la salida de Liberbank, ha ido perdiendo fuelle después para terminar cediendo un 0,47%.

IBEX 35 8.886,10 -0,45%

El Ibex queda así en los 8.542,30 y se aleja de su pugna por retomar los 8.600 puntos. Y eso que ayer superó las pérdidas que venía sufriendo durante la jornada para firmar un alza del 1,27% gracias al impulso de la banca y los máximos de Wall Street.

La sesión se ha mostrado apática, no obstante, en buena parte de las plazas europeas, que han experimentado recortes cercanos al medio punto durante el día, con la excepción de Milán. Las Bolsas, de esta manera, cumplían los vaticinios de los analistas, que no esperaban una sesión de compras. Un augurio que ha terminado de cumplirse de cumplirse con el flojo arranque de Wall Street.

Los expertos de Link Analisis avanzaban esta mañana que la batería de datos macroeconómicos que iba a publicar EE UU, de ser positivos, podrían haber dado un vuelco a la situación.

No ha sido el caso. La oleada de datos macro incluía hoy la publicación del IPC de la eurozona y de Estados Unidos. El primero de estos datos, un elemento capital en los desvelos del Banco Central Europeo, ha estado dentro de las previsiones, al tocar el 1,2% en tasa interanual. Al otro lado del Atlántico, sin embargo, el dato ha sido más profundo de lo esperado: los expertos auguraban un 0,2% de descenso en los precios, y finalmente el retroceso ha sido del 0,4%. De esta forma, el repunte interanual se limita al 1,1%.

La remesa de datos han dado un último disgusto: las peticiones de subsidio por desempleo en Estados Unidos durante la semana que concluyó el pasado 11 de mayo alcanzaron las 360.000 solicitudes, su nivel más alto en mes y medio, tras registrar un incremento de 32.000 personas en comparación con la cifra revisada de 328.000 solicitudes de la semana anterior

El Nikkei, instalado como está en cotas máximas en los últimos cinco años y medio, retrocede al cierre de sesión y se anota una caída del 0,4%. Y eso, a pesar de los buenos datos macro publicados hoy. Las agresivas medidas sin precedentes para combatir la deflación están surtiendo efecto en la economía. El PIB del primer trimestre ha disparado su crecimiento al 3,5%, muy por encima de lo esperado.

El euro da un respiro a las exportaciones europeas, al bajar algo más y poner distancia con respecto a los 1,3 dólares: Hoy toca los 1,29 dólares.

Normas