Adquieren cerca de 30 millones de títulos adicionales desde enero

Los inversores institucionales amplían presencia en Telefónica al son del dividendo

Natixis, T Rowe, First Trust, Prudential y Vanguard fueron los más destacados

Logotipo de Telefónica en su sede de Gran Vía.
Logotipo de Telefónica en su sede de Gran Vía.

Los grandes inversores institucionales incrementaron su presencia en Telefónica a lo largo del primer trimestre. Según los rankings que elabora Bloomberg, a través de la información que las gestoras remiten a la SEC, 14 de los 21 primeros tenedores de ADR de la operadora española ampliaron su participación (dos de ellos se mantuvieron igual).

Entre todos ellos adquirieron algo más de 12,62 millones de ADR de Telefónica adicionales, que al precio tendrían un valor superior a 180 millones de dólares (en torno a 140 millones de euros).

Las gestoras más destacadas durante el trimestre fueron First Trust y Prudential Financial, que adquirieron 2,88 y 2,89 millones de ADR de Telefónica, respectivamente. A su vez, Blackrock compró 1,52 millones de títulos, por 1,23 millones de Ameriprise Financial, 1,20 millones de Matthew 25 Management y 1,08 millones de Fidelity. Macquaire (tercer tenedor de ADR de la operadora), Two Sigma Investment, Dimensional Fund, Renaissance y JP Morgan compraron paquetes de acciones más pequeños.

Por el contrario, Franklin Resources, Wells Fargo, Brandes y Morgan Stanley redujeron levemente su participación en Telefónica.

También la mayoría de accionistas institucionales que invierten a través de acciones en los mercados europeos ampliaron su presencia en Telefónica en el primer trimestre del año, según los rankings de Bloomberg. De hecho, en su conjunto adquirieron más de 16,31 millones de acciones de la operadora, valoradas actualmente en más de 181 millones de euros, y vendieron algo más de 600.000 títulos.

Entre las gestoras más destacadas figuran Natixix y T Rowe, que comunicaron la compra de participaciones en Telefónica de 7,57 y 5,39 millones de acciones, respectivamente, valoradas en 84,6 y 60 millones de euros, respectivamente.

Vanguard Group adquirió dos millones de acciones de la operadora, por 1,98 millones de Swedbank, 1,36 millones de Allianz Asset Management y casi un millón de Deka Investment.

El primer trimestre del año estuvo marcado por la confirmación de Telefónica del retorno al pago de dividendos (en la presentación de las cuentas de 2012 a final de febrero) tras su cancelación durante el verano del pasado año con el objetivo de reducir deuda y mejorar la flexibilidad financiera.

De igual forma, Telefónica confirmó el comienzo de la estabilización de sus resultados, especialmente en el mercado español. De hecho, durante el pasado año, la mayor parte de las dudas de los inversores internacionales con respecto a la teleco se centraron en la evolución de sus operaciones en España, penalizadas por el agravamiento de la crisis económica y la dura guerra de tarifas.

El retorno del dividendo y la estabilización de las cuentas en España contribuyeron a devolver el interés de los inversores por Telefónica, penalizada en Bolsa durante 2012. Así, desde enero, las acciones de la operadora acumulan una revalorización cercana al 8%.

 

Marco de diálogo en Venezuela

El Gobierno de Venezuela ha abierto un canal de diálogo con las compañías que tienen presencia en el país de cara a permitir en un futuro la repatriación de los beneficios. Entre estas empresas figura Telefónica, que entre 2004 y 2012 acumuló unos dividendos cercanos a 3.000 millones de dólares (unos 2.300 millones de euros), según Bloomberg.

Desde la operadora se asegura que todavía es pronto para hablar de una posible vía para la repatriación de dividendos, si bien, se destaca que es positivo que el Gobierno trabaje en esa dirección con el sector privado.

En los últimos tiempos, Venezuela se ha convertido en uno de los principales problemas para Telefónica. La decisión del Gobierno de devaluar el bolívar en el mes de febrero tuvo un impacto negativo para la empresa española cercano a 800 millones de euros.

No obstante, en términos operativos, la filial de Telefónica ha mantenido una evolución positiva. En moneda local, los ingresos subieron un 30,7% en el primer trimestre, hasta 623 millones (en euros bajaron un 6,1%). 

Normas