A fondo

Blackberry abre su mensajería ¿acierto o error?

Blackberry sorprendió este martes con un anuncio en su conferencia de desarrolladores. La compañía anunció que abre su popular servicio de mensajería instantánea Blackberry Messenger (BBM) a plataformas rivales. Una decisión histórica para una empresa que desde su fundación mantenía un entorno cerrado, similar al de Apple. En concreto, anunció que BBM —una de sus joyas tecnológicas, solo disponibles hasta ahora para sus propios terminales— podrá utilizarse a partir de este verano en los smartphones con sistemas operativos iOS de Apple y Android de Google. Es decir, que en breve los usuarios de Blackberry podrán chatear con sus amigos que tengan iPhones o cualquier teléfono inteligente que funcione con el software del robot verde a través del servicio de mensajería de la firma canadiense.

¿Una decisión acertada o un error de Blackberry? Desde la empresa se defiende que este era el momento de abrir el servicio a terceros, entre otras cosas, insistieron, porque sus usuarios llevan tiempo demandándolo. Pero, más allá de ese argumento, la medida tiene pinta de huida hacia adelante, pues a nadie se le escapa que aplicaciones como WhatsApp (con unos 200 millones de usuarios activos en el mundo), Line (con 140 millones de usuarios registrados), WeChat (con más de 300 registrados), o el propio Skype de Microsoft, están tomando posiciones muy fuertes en un mercado —el de la mensajería instantánea— clave en las comunicaciones presentes y de futuro. Así pues, parece que a Blackberry no le ha quedado otra que llevar su servicio de chat a otras plataformas. Cuestión de supervivencia.

En este contexto, la decisión del fabricante canadiense de móviles parece buena. Otra cuestión es ver si con esta estrategia defensiva y aperturista es capaz de robar parte del mercado de mensajería instantánea a las empresas citadas. A ellas y a otras que también quieren apuntar a esta tendencia, como Google, que hoy ha anunciado el lanzamiento de Babel.

Todo apunta que Blackberry tratará de jugar algunas bazas que han dado prestigio a su servicio de mensajería, como la seguridad (precisamente a WhatsApp se le reprocha la falta de la misma) y que buscará sobre todo mantener su fuerza con Blackberry Messenger en mercados donde la compañía aún mantiene cierto liderazgo como en algunos países latinoamericanos.

Una duda que surge es si Blackberry llega tarde con su política de hacer BBM multiplataforma y si con este paso la empresa impulsará las ventas de sus smartphones o, por el contrario, perderá clientes de sus móviles, ahora que los usuarios van a poder disfrutar del servicio en modelos de otros fabricantes. Un riesgo cierto, pero que parece que debe correr si quiere volver a ser un jugador relevante en la industria móvil. Blackberry, que fue un líder en smartphones, no aparece hoy en el top 5 de fabricantes mundiales y su sistema operativo —del que hace poco estrenó la versión 10— cerró el primer trimestre con una cuota del 3% frente al 6,8% que tenía en el mismo periodo del año anterior, según la consultora Gartner.

Al margen de este tema, la compañía sí parece haber acertado un pleno al lanzar un móvil, la Blackberry Q5, para mercados emergentes y para las empresas, donde el fabricante norteamericano puede tener más recorrido.

Normas