Cree que las peores firmas “están desapareciendo”

La AEB defiende que la banca “ni necesita ni conviene que pida ayudas públicas”

Culpa a la abundancia de crédito y no a la ley hipotecaria del boom inmobiliario

Su presidente alega que los reguladores han consentido el apalancamiento hipotecario

“Los bancos españoles están muy bien capitalizados. Puede que alguna caja o entidad necesite más capital o provisiones pero los bancos tienen un nivel de capitalización igual o mejor que el de los europeos correspondientes”, ha defendido esta mañana ante la prensa Miguel Martín, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB).

“Los bancos de la asociación no han pedido ningún fondo público y no conviene que vayan a los fondos públicos porque los pagan todos los españoles. Los bancos tienen que hacerlo con sus propios medios, y el que no pueda pues efectivamente tendrá que buscárselas como pueda. Pero no confundamos unos pocos con el todo”, ha dicho, en referencia a las nuevas necesidades de capital o provisiones que puedan necesitar las entidades financieras españolas por la crisis y el recrudecimiento de los saneamientos que el Banco de España acaba de imponer sobre la refinanciación de créditos.

Martín, que participaba en un foro sobre la reforma hipotecaria organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y Sociedad de Tasación, ha admitido poco antes que las entidades financieras españolas fueron “responsables” de parte del problema de la burbuja inmobiliaria.

“El crédito hipotecario es especialmente arriesgado. Es el crédito más arriesgado que se puede dar en banca”, ha expuesto Martín en referencia a la fuerte “transformación de los plazos” que conlleva “financiar activos absolutamente ilíquidos a muy largo plazo” con “pasivos muy líquidos a corto plazo”, y por el fuerte apalancamiento que supone, “porque los reguladores admiten que la necesidad de capital del crédito residencial sea muy escasa”.

“Las entidades de crédito son responsables. Dieron todo ese crédito. Probablemente lo que tendríamos que haber hecho es no dar crédito y que las personas que querían vivienda se quedaran sin ellas”, ha sugerido.

El presidente de la patronal de los bancos, sin embargo, ha defendido que “no fue la ley hipotecaria la culpable” de la burbuja inmobiliaria y de las consecuencias que está teniendo ahora para las familias desahuciadas.

“Lo hicimos mal”

“Fuimos las entidades de crédito quienes lo hicimos mal. Dimos más crédito y peor. Nos equivocamos en la evaluación del riesgo. Pero no todas las entidades se equivocaron igual. Y las que se equivocaron de verdad han desaparecido del mercado”, ha sostenido.

“Las que no, que se equivocaron también, están padeciéndolo en sus cuentas de resultados y en sus accionistas. Hubo importantes errores, pero no todos igual y todos lo están padeciendo. Nadie se va de rositas”, ha concluido.

Finalmente, Martín ha criticado que se considere a la banca como culpable de la situación de los desahuciados, ya que “los intereses de las entidades están alineados con los intereses de los acreditados. El banco no gana nunca si el cliente no gana. Los dos están apalancados y tienen riesgos simétricos”, ha dicho.

Contrato único

En cuanto a la polémica abierta por la recomendación europea de que España adopte el llamado contrato único, el presidente de la asociación bancaria ha sostenido que “el paro se corrige con una reactivación económica. El contrato único lo han propuesto brillantísimos economistas pero tienen que darse cuenta de dos cosas: no se puede inventar de la nada en un libro macroeconómico”.

“El tema laboral hay que negociarlo con los agentes sociales y especialmente, el Gobierno tiene que tener la sensibilidad de, sabiendo lo que necesita desde el punto de vista macroeconómico, saber lo que se necesita desde el punto de vista social”, ha asumido.

Normas