Temboury: el código de buenas prácticas es “para dos años”

Economía prevé que la reforma hipotecaria entre en vigor esta semana

Un cartel anunciador de venta pisos cuelga de una fachada de una nueva promoción en Madrid.
Un cartel anunciador de venta pisos cuelga de una fachada de una nueva promoción en Madrid. EFE

Tras su aprobación definitiva en el Senado, la pasada semana, desde el Gobierno esperan que la reforma hipotecaria sea publicada en el BOE esta misma semana. “Quizás mañana, y estaría en vigor al día siguiente”, ha avanzado esta mañana el subsecretario del Ministerio de Economía, Miguel Temboury, durante unas jornadas sobre la reforma.

Temboury, uno de los principales responsables del diseño de la nueva legislación hipotecaria, ha defendido el modelo aprobado argumentando que dota de un mayor equilibrio a la relación entre el deudor y el acreedor.

En cuanto a las críticas que la norma ha recibido por parte de la Plataforma de los Afectados por la Hipoteca (PAH) quienes alegaron que la reforma desvirtúa la Iniciativa Legislativa Popular que, con la firma de casi 1,5 millones de ciudadanos presentaron al Congreso, Temboury ha aseverado que su norma sí ha dado respuesta a la petición de dación en pago.

“La dación en pago la hemos regulado. No ex novo, porque ya se permite a las partes”, ha concretado. “No hemos rechazado totalmente la dación en pago retroactiva sino que no la hemos hecho universal. La hemos limitado”, ha sostenido, en referencia a que esta es la última posibilidad que permite el código de buenas prácticas hipotecarias, limitado, eso sí, a unos pocos colectivos.

En todo caso, Temboury ha asumido como meramente temporal el mantenimiento del código de buenas prácticas que es de adscripción voluntaria y bianual para las entidades financieras. El subsecretario avanzó que la idea es que la norma esté en vigor solo dos años, con lo que caducaría dentro de un año, considerando que superado este punto de la crisis no sería necesario mantenerlo vivo.

Sin embargo, la propia reforma hipotecaria acaba de elevar el umbral de beneficiarios de esta hoja de ruta de reestructuración hipotecaria, que inicialmente se dirigió a parados sin ingresos lo que, según se supo ayer mismo, dejó fuera a dos de cada tres familias que solicitaron ser protegidos por el código.

La nueva norma permite que se acojan un mayor número de colectivos, pero también limitados a unos ingresos de unos 19.000 euros anuales –aunque solo para colectivos de especial vulnerabilidad, como familias numerosas, monoparentales con hijos, etc.- e incluye hipotecas de hasta 400.000 euros en algunos supuestos, frente al límite anterior en 200.000.

El código fue aprobado en abril de 2012, en lo que Temboury ha definido como una de las actuaciones que el Gobierno hizo en “sus 100 primeros días” y la dificultad para acogerse ha sido la principal crítica que ha recibido.

La dación en pago y la estabilidad financiera

El subsecretario de Economía ha cuestionado, a su vez, que la ILP solo apostara por la dación en pago cuando el que sale perdiendo es el banco y no en los casos en los que el dueño de la propiedad sale perdiendo dinero con la entrega de las llaves.

“Otro problema de la dación en pago es que pone en riesgo la estabilidad del sistema financiero. Si el banco cobra en pisos, en lugar de en dinero, pues igual no puede pagarnos cuando vamos a por nuestro dinero”, ha advertido.

Normas
Entra en El País para participar