BP, Statoil y Shell, entre las compañías investigadas

Bruselas inspecciona a las petroleras por manipular los precios de los carburantes

Funcionarios de la Comisión Europea han realizado este martes inspecciones por sorpresa en las sedes de varias petroleras ante las sospechas de que hayan alcanzado acuerdos ilegales para manipular índices de precios de gasolinas y biocarburantes, lo que podría perjudicar a los consumidores. Entre las compañías investigadas se encuentran BP, Statoil y Shell. Esta inspección es la de mayor envergadura después de la investigación desarrollada tras el escándalo del líbor.

La compañía noruega Statoil ha anunciado en un comunicado que sus oficinas de Stavanger están siendo sometidas este martes a una inspección por parte de la autoridad europea de supervisión del mercado (ESA) y de la autoridad noruega de la competencia (Konkurransetilsynet).

Los investigadores han acudido a la sede con la sospecha de que Statoil participa en posibles casos de manipulación en el proceso de fijación de precios en el índide Market-On-Close (MOC), de Platts.

Las actuaciones se han llevado a cabo en tres estados, dos de ellos miembros de la UE de acuerdo a la información proporcionada por Bruselas.

“La Comisión teme que estas empresas hayan alcanzado un pacto ilícito para trasladar precios distorsionados a la Agencia de Información sobre Precios con el fin de manipular los precios publicados para varios carburantes y biocarburantes”, según ha informado en un comunicado. Las compañías han intentado además excluir a otros rivales de este proceso para “distorsionar los precios publicados”.

De confirmarse estos indicios, el Ejecutivo comunitario podría imponer a las compañías fuertes multas. Siguiendo su práctica habitual, Bruselas ha eludido identificar a las petroleras implicadas y a los países en los que están basados.

“Los precios analizados publicados por la Agencia de Información de Precios sirven como referencia para el comercio en el mercado físico y de derivados financieros para una serie de productos de consumo en Europa y a nivel internacional”, ha denunciado el Ejecutivo comunitario.

“Incluso pequeñas distorsiones en los precios pueden tener un enorme impacto en los precios de compraventa del petróleo crudo, productos refinados del petróleo y biocarburantes, perjudicando a los consumidores finales”, ha señalado la Comisión.

Las inspecciones por sorpresa son un paso preliminar en las investigaciones de prácticas contrarias a la competencia, pero no prejuzgan su resultado final. No hay plazos legales para completar estas investigaciones. Su duración depende de una serie de factores como la complejidad de cada caso, el grado de cooperación de las empresas y el ejercicio del derecho de defensa.

Normas