Madrid y Extremadura elevan el tono contra Hacienda y Mas
Reunión del último Consejo de Política Fiscal y Financiera que se celebró el pasado mes de marzo.
Reunión del último Consejo de Política Fiscal y Financiera que se celebró el pasado mes de marzo.

Rebelión en las regiones del PP ante el objetivo de déficit a la carta que plantea Montoro

"Hacienda quiere flexibilizar a quien dice no a la Constitución. No lo vamos a permitir", señala el Ejecutivo de Monago

"Es inadmisible" que Mas trate de "cambiar dinero por independencia", defiende Ignacio González

El hecho de que la mayoría de comunidades y el Gobierno central compartan las siglas del Partido Popular no evita que se recrudezca la batalla por el objetivo de déficit autonómico. El Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro defiende las tesis de la Generalitat de Cataluña y ya ha avanzado que, por primera vez, fijará umbrales de déficit diferenciados por autonomías. "El Gobierno de Extremadura advierte al Gobierno de España que no permitirá beneficiar a Cataluña a costa de las comunidades cumplidoras", señala en un comunicado el Ejecutivo de José Antonio Monago. "Creo que cambiar dinero por independencia es inadmisible", apuntó, por su parte, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. 

Ambas comunidades son las que con más énfasis se oponen a la posibilidad de que Hacienda establezca una senda de consolidación fiscal a la carta. En la misma trinchera, aunque en un tono menos agresivo, se encuentran Aragón, Galicia o Castilla y León, también gobernadas por el PP. La medida implicaría ofrecer mayor margen a aquellas autonomías que cerraron 2012 números rojos más abultados. Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Cataluña son, por este orden, las autonomías que registraron peores registros. A pesar de que en este grupo hay dos regiones gobernadas por el PP (Valencia y Murcia), todas las protestas se dirigen hacia Cataluña. Madrid, Extremadura y el resto de comunidades que apuestan por la igualdad fiscal entienden que Hacienda defiende ahora los objetivos de déficit asimétricos por la presión de la Generalitat de Cataluña y con la intención de frenar la senda soberanista de Artur Mas.

El conjunto de las comunidades cerró el año pasado con un déficit del 1,76% y, para este año, debían rebajar esa cifra hasta el 0,7% de media, umbral que finalmente se ha elevado al 1,2% después de Bruselas aceptará conceder un mayor margen a España. Supone un nivel totalmente asumible para comunidades como Extremadura, Madrid, La Rioja o Asturias que, en 2012, quedaron por debajo de este umbral. Sin embargo, ese 1,2% queda muy lejos para la Comunidad Valenciana o Murcia, que registraron un déficit el año pasado superior al 3% del PIB. Y también resulta difícil de asumir para Cataluña y Andalucía, cuyos números rojos rondan el 2%. Ante esta situación, Hacienda negociará en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera una fórmula para adecuar la senda de consolidación fiscal a las circunstancias de cada comunidad autónoma. Esta reunión se celebrará en junio y comunidades como Extremadura y Madrid ya afilan sus armas.

A la espera del desenlace, el Gobierno catalán ha aprobado hoy un decreto para adaptar la prórroga presupuestaria al nuevo objetivo de déficit del 1,2%, aunque lo considera "inadmisible para todo el mundo". El Ejecutivo catalán reclama que el umbral aumente por encima del 2% de su PIB, un nivel que Hacienda considera excesivo. Sobre las tesis defendidas por Extremadura, el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, sostuvo que Monago pone el acento en "cosas que son incomprensibles a ojos de Europa".

 

Normas