Royal Bank of Scotland se descuelga del compromiso de los bancos
Sede central de Pescanova en Chapela.
Sede central de Pescanova en Chapela. EFE

La banca accede a desembolsar otros 55 millones para Pescanova

El administrador concursal designado por la CNMV en Pescanova, la consultora Deloitte, consiguió ayer el compromiso de los principales bancos acreedores para facilitar un crédito adicional de 55 millones de euros para que el grupo alimentario pueda seguir operando.

De los siete miembros integrantes del antiguo steering committee, solo Royal Bank of Scotand se ha negado a aportar fondos adicionales a la pesquera, mientras que Sabadell, Popular, Bankia, CaixaBank, Novagalicia Banco y Deutsche Bank, que en principio se había mostrado reticente, han manifestado su disposición a sentarse a negociar las condiciones del nuevo préstamo, según fuentes próximas a las conversaciones. El pasado viernes, el administrador concursal entregó a las entidades cuál iba a ser el destino de este dinero por filiales. Deloitte, por su parte, se ha comprometido a que esta deuda tenga prioridad de cobro.

A estas entidades podrían sumarse otras, ya que la consultora tiene previsto reunirse en los próximos días con más entidades para intentar que el grupo de participantes se amplíe. Fuentes financieras apuntan a los portugueses Caixa Geral y Espirito Santo, el alemán Commerzbank, y los españoles Santander, BBVA, Ceiss y Liberbank. “Las negociaciones van bien, pero todavía no se ha firmado nada”, precisaron no obstante ayer las fuentes consultadas.

Sin junta de accionistas a la vista

De acuerdo a los estatutos sociales de Pescanova la compañía debe celebrar junta general ordinaria de accionistas durante los primeros seis meses del año previa convocatoria del consejo de administración. Sin embargo la situación del grupo pesquero complica ahora la posibilidad de que el grupo gallego convoque a sus accionistas.

“Tal y como están las cosas no tiene sentido celebrar junta de accionistas”, explicaron ayer fuentes cercanas al consejo de administración de la compañía. “Antes habrá que ver el informe que está preparando KPMG, ver cómo se desenvuelve Deloitte”, indicaron. “Y no está claro quién debe convocarlo, si el consejo, que no ha sido disuelto, o Deloitte”, añadieron. El juez del concurso de Pescanova, Roberto de la Cruz, suspendió las facultades de administración del consejo de la empresa en el auto que declaró el concurso de acreedores.

El grupo presidido por Manuel Fernández Sousa no ha presentado todavía las cuentas del ejercicio 2012. La compañía ha ocultado hasta ahora la cifra de deuda total del grupo. En un recurso que presentó a la decisión del juez de suspender las facultades del consejo de administración, Pescanova afirmó que su pasivo ascendía a 3.000 millones de euros, aunque fuentes financieras hablan de más de 3.300 millones. La compañía, según las fuentes consultadas, habría reconocido a bancos acreedores no tener deuda contabilizada en filiales extranjeras.

Normas