Balance de los tres primeros meses de 2013

Las empresas del Ibex superan el primer asalto del año

Los ingresos en España han caído de media entre el 10% y el 15% en el trimestre

Los analistas ya ajustaron a la baja sus previsiones de resultados en el inicio del año

Latinoamérica pierde cierto potencial de crecimiento

Un panel del parqué madrileño.
Un panel del parqué madrileño. EFE

Las grandes empresas españolas han pasado ya el primer mal trago del año, la presentación de los resultados del primer trimestre del ejercicio. Afalta solo de que publiquen la próxima semana sus cuentas Acciona, ACS, Sacyr Vallehermoso y Técnicas Reunidas –Inditex sigue un calendario diferente–, las empresas del Ibex 35 han presentado unas cuentas trimestrales en las que ha vuelto a pesar la debilidad de la economía española y en las que las buenas noticias las trae el negocio internacional. Con los datos publicados hasta ahora, el beneficio asciende a 7.056 millones de euros, con una caída interanual del 14,8%, mientras que las ventas caen en línea –el 15%–, hasta los 113.685 millones.

El primer trimestre es la primera referencia para un ejercicio que se espera vaya de menos a más en la generación de resultados pero en el que los analistas ya se han anticipado para alinear sus estimaciones al duro cuadro macroeconómico que se contempla para España en 2013, con una caída del PIB del 1,3% y una tasa de paro del 27,1%, según las últimas estimaciones lanzadas desde el Gobierno. El ajuste en estimaciones ya está hecho, según reconocen en el mercado, donde las cuentas trimestrales no han causado demasiada sorpresa y donde no se prevé una avalancha de nuevos ajustes de previsiones una vez conocidas las cuentas hasta marzo. “La revisión a la baja de los beneficios empresariales para 2013 ha sido fuerte y ya se ha hecho. En definitiva, el primer trimestre del año arrancaba bajo la inercia desfavorable del último trimestre de 2012, en que muchas compañías tuvieron que realizar saneamientos y dotaciones extraordinarias. La tendencia es general a nivel europeo”, explica Alberto Roldán, director de inversiones de Lloyds Invest Asset Management España.

No hay nada peor de cara a los inversores que no cumplir con las previsiones de beneficios que se anuncian. La prudencia se impone por tanto a la hora de publicar las cuentas y las consignas para el futuro se limitan ya a apuntar a un beneficio de “menos a más” para 2013, al hilo de una paulatina recuperación que terminaría de materializarse ya en 2014. Los gestores de las compañías del Ibex evitan dar cifras concretas.

El balance del primer trimestre deja una caída de las ventas para el negocio en España de las grandes empresas de entre el 10% y el 15%, frente a avances del 10% en el negocio latinoamericano, que compensan la debilidad de la matriz, según explica César Fernández, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles. Para Jesús de Blas, director de inversiones de Crédit Agricole Mercagentes, “se ha constatado que el negocio doméstico está mal, pero no mucho peor de lo que se esperaba”.

En definitiva, la prueba de los resultados del primer trimestre ha quedado superada, aunque sin nota. Y sin ser resultados brillantes, “son lo bastante buenos para sostener las actuales cotizaciones”, añade De Blas. De hecho, los resultados, pese a su indiscutible valor como termómetro de la economía productiva de un país, figuran ahora en un segundo plano como elemento de peso en la evolución del mercado español de renta variable. El apoyo del BCE es el sostén para el Ibex, que se beneficia –al igual que el resto de Bolsas internacionales– de la avalancha de liquidez que han puesto en circulación los grandes bancos centrales del mundo.
Para Juan Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, el Ibex tiene argumentos para sostener su avance, más allá de los resultados empresariales. “El compromiso de los bancos centrales, la ausencia de competencia en cuanto a rentabilidad por parte de otro tipo de activos –como los depósitos, en claro retroceso– y unas valoraciones que siguen sin ser elevadas juegan a favor de la estabilidad del mercado”, añade. El favorable clima bursátil no está sostenido por tanto por los resultados empresariales, a pesar de que la Bolsa se anticipe con sus movimientos a la mejoría del fondo económico. “La Bolsa todavía no descuenta en su comportamiento la recuperación de los resultados. En cambio, sí se percibe que el deterioro de las cuentas ha tocado fondo”, apunta César Fernández.

La comparativa interanual juega a favor de la evolución de los resultados de los próximos trimestres, un fenómeno que promete ser especialmente evidente en el caso de los bancos. Ya se ha visto en casos como Popular, que ha regresado a las ganancias en el primer trimestre, tras un 2012 de números rojos récord. El sector tuvo que afrontar el pasado año el impacto de dos reales decretos de provisiones que minaron las cuentas de resultados y se enfrenta este año a un entorno de tipos de interés en mínimos históricos, aún más bajos tras el último recorte y de recesión económica. “Los márgenes bancarios van a mejorar, pero no por el aumento de los volúmenes de negocio, cuya gestión está muy complicada. Sino por el efecto de la rebaja en la remuneración de los depósitos, que hará notar su efecto en la segunda mitad del año”, explican desde un banco español.

El aumento de los impagos seguirá siendo otro de los frentes abiertos del sector, a lo que se suma una nueva circular de provisiones, en este caso relativa a refinanciaciones, que promete nuevas exigencias. Aunque ni mucho menos comparables a las de 2012. Después de todo, los nuevos requerimientos en provisiones del pasado año ya han obligado al sector a dotar con holgura el riesgo inmobiliario, el más susceptible de arrojar nuevos impagos.

Los mercados emergentes son otro de los frentes que será necesario vigilar en 2013. América Latina sigue siendo la gran reserva de beneficios de las grandes empresas del Ibex, con ejemplos como Telefónica, que ya obtiene más ingresos en Brasil que en España. Pero el crecimiento explosivo de sus economías en los últimos años empieza a mostrar ya algunos de los síntomas propios de las economías maduras, como mostraron los resultados de Santander, con una caída interanual del 12% del beneficio en ese mercado.

En definitiva, 2013 será otro año para ganar tiempo con los beneficios obtenidos fuera mientras se aguarda una mejor cosecha en casa.

Claves del primer trimestre

Reducción de la deuda
Las empresas españolas continúan inmersas en un proceso de reducción de deuda, o desapalancamiento, común al conjunto de la economía y que, si bien tuvo en 2012 su punto más álgido, aún no ha terminado de completarse. Así, numerosas compañías siguen dando prioridad a la rebaja de su endeudamiento –uno de los criterios que vigilan más de cerca los inversores–, con lo que destinan a este objetivo los resultados de la venta de activos y las plusvalías extraordinarias.

Cambios regulatorios
Los dos reales decretos de exigencias de provisiones establecieron el pasado año una marcada línea roja entre las entidades financieras españolas y distinguieron definitivamente a las entidades sanas de las que terminaron necesitando ayudas europeas. Las exigencias regulatorias son, por tanto, una variable fundamental en la cuenta de resultados, que en este primer trimestre se ha dejado notar en el sector de las energías renovables, hacia el que el sector de la construcción había diversificado con fuerza su actividad. Así, FCC ha registrado pérdidas de 140 millones de euros en el primer trimestre, que atribuye a los cambios regulatorios en la actividad de energías renovables, que han originado a su vez números rojos de 112,3 millones en el área de FCC Energía.

Brasil
Es la gran apuesta de diversificación internacional de dos pesos pesados del Ibex: Santander y Telefónica. El mercado brasileño ha permitido con su vitalidad compensar la debilidad del negocio de varios años de crisis en España aunque, una vez demostrado su potencial, también muestra algunas señales de pérdida de brillo, propias de economías que pasan de una fase de desarrollo a otra de madurez. “Brasil tuvo un crecimiento explosivo y no ofrece tanto potencial como hace unos años”, apunta Alberto Roldán, director de inversiones de Lloyds Invest Asset Management España. Aun así, ha tomado el relevo de España en cuanto a la generación de ingresos de Telefónica y supone el 26% del beneficio atribuido ordinario de Santander.

Previsiones
La presentación de los resultados del primer trimestre del Ibex aún no ha concluido –faltan Acciona, ACS, Sacyr, Inditex y Técnicas Reunidas– pero ya arroja una caída del 14,8% en los beneficios y del 15% en las ventas. La estimación para el conjunto del ejercicio arroja en cambio un alza del 123%, según el consenso de previsiones de analistas que recoge FactSet, una cifra que está distorsionada en cualquier caso por el hecho de que no todas las compañías tienen un seguimiento similar.

Normas
Entra en El País para participar