Buen Gobierno

La empresa como puente entre sociedad y sistema

Después de cinco años de crisis económica, la confianza de las personas en el sistema político y económico aparece gravemente minada. La distancia entre la sociedad y sus instituciones se hace cada vez más evidente. Un alejamiento que, sin embargo, no se da entre la población general y las grandes empresas. Así se destaca en el estudio Éxito empresarial de Advice Strategic Consultants, que otorga a las grandes empresas la capacidad de tender puentes entre la sociedad y sus instituciones, por su fuerte relación de cercanía con la población general.

El estudio de Advice está basado en la teoría expresada en libro Éxito empresarial, con o sin crisis (LID Editorial, 2012), de Jorge Díaz Cardiel, economista y sociólogo que es socio director de la consultora. Se trata de un exhaustivo estudio de investigación de 10 años, de carácter empírico, realizado cada seis meses, entre las 200 primeras empresas españolas. “El hecho de que se recojan cinco años de crisis y cinco años previos a la crisis da más fuerza a los resultados”, asegura Jorge Díaz Cardiel. “Se mide el éxito de las empresas a través de 25 parámetros; es una medida de cómo lo están haciendo las empresas y cómo son percibidas”, destaca Díaz Cardiel.

El informe que ahora se presenta viene a ser una actualización de ese estudio previo (el trabajo de campo se realizó en la segunda quincena de marzo) y en él se ha querido dar voz a la población general, frente a corrientes de pensamiento que dicen que solo los expertos pueden opinar sobre cuestiones económicas y empresariales. “Las personas corrientes queremos opinar: votamos, compramos y queremos que se escuche nuestra voz y que las empresas sepan lo que pensamos de ellas. Además, ya que somos consumidores o clientes, es muy probable que las empresas también quieran saber lo que la población general española opina sobre ellas”, señala el socio director de Advice.

Familiaridad
El estudio destaca que el vínculo entre gran empresa –de todos los sectores económicos– y la población general sigue siendo fuerte y hay empresas con mucha cercanía y familiaridad con el ciudadano. Algunas son empresas de las de toda la vida y otras son más novedosas, pero están imbricadas todas en nuestro quehacer diario. Ese vínculo se produce mediante informaciones/noticias, cuyos canales son, en primer lugar, las noticias que sobre ellas aparecen en prensa, radio y televisión, por delante de las campañas de publicidad y de lo que se puede leer de ellas en internet. Menos importancia se da al tipo de actividad económica y a las actividades y proyectos que patrocinan.

El índice de familiaridad (porcentaje de personas que dice conocer muy bien o bastante bien a cada empresa) está encabezado por Telefónica con un 87%, compañía que es conocida por el 100% de los encuestados, seguida de El Corte Inglés y Mercadona, con el 86% (98% de conocimiento). El índice lo completan, por este orden: Zara/Inditex, Repsol, Iberia, Endesa, Banco Santander, BBVA, Iberdrola, La Caixa, Vodafone, Gas Natural Fenosa, Alcampo y Cepsa, teniendo en cuenta que el corte se ha establecido en el 70% (solo empresas muy cercanas para más de 7 de cada 10 españoles o residentes en España y conocimiento del 90% o más).

La población general identifica los parámetros del éxito empresarial en el trato y atención al cliente, la calidad de productos y servicios, el respeto al medio ambiente, ser relevante para la economía de España y la inversión o apuesta por lo social. Así, para los españoles, la responsabilidad social empresarial (RSE) es mucho más que acción social o contribución a la sociedad. Es vital y un síntoma de éxito empresarial para la población general cuando se traduce en crear o mantener empleo, apuesta por la calidad de los productos y servicios, invierte en innovación y respeta el medio ambiente. Aquí el ranking lo encabeza CaixaBank, seguida de Mercadona y Zara, en una lista que completan Telefónica, Iberdrola, El Corte Inglés, Repsol, Santander, Endesa, BBVA, Bankia, Carrefour, Coca-Cola, Gas Natural Fenosa y Eroski.

Normas
Entra en EL PAÍS