Habermas o cómo destronar a Merkel

Habermas o cómo destronar a Merkel

Aunque le canse al embajador de Alemania en España, su compatriota Jürgen Habermas insiste en las críticas contra la gestión de la crisis por parte del Gobierno de Merkel. Y el filósofo alemán advierte que, a su juicio, los parches que se están poniendo no garantizan la supervivencia del euro.


Habermas (1929) expuso su pesimista visión el pasado viernes en la Universidad de Lovaina ante centenares de estudiantes y profesores. Su prestigio intelectual alcanza tal nivel que los organizadores colocaron pantallas para poder seguir la intervención desde una segunda sala y desde el césped del campus belga. "Incluso en Lovaina resulta excepcional que un filósofo arrastre a tal multitud", señaló el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quien abrió el acto con un brillante discurso.

Con Van Rompuy delante, el octogenario filósofo abogó por "destronar" al Consejo Europeo, una institución intergubernamental que bajo la batuta de la canciller Angela Merkel se ha convertido en el principal gestor de la crisis de la zona euro. Como consecuencia, según Habermas, "lo único que une a los ciudadanos es un euroescepticismo que se ha acentuado durante la crisis en todos los países, aunque en cada país por razones diferentes y opuestas".

El filósofo acusó a los responsables actuales de la UE de no apostar por "más Europa" por convicción, sino por puro temor a la alternativa más dramática que sería renunciar al euro. Pero les advirtió que sus planes para profundizar la Unión Económica y Monetaria Económica solo agravarán el problema, porque no aumentan la legitimidad democrática de unas políticas que los ciudadanos observan como ajenas e impuestas.

Para evitar la ruptura definitiva, Habermas propone la creación de un gobierno económico común, basado en una democracia supranacional. Y cree que el salto debe darse con una reforma del Tratado o, en caso extremo, si algún socio lo impide (¿Reino Unido?) con una refundación total de la UE.

Un primer paso podría darse en las próximas elecciones europeas (mayo de 2014), con la designación de candidatos en cada partido a la presidencia de la Comisión Europea. Por cierto, que Habermas señaló que el actual presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, le ha confiado su aspiración a ese cargo en nombre del Partido Socialista Europeo. ;-))

Batallas electorales aparte, el filósofo considera agotada la fórmula actual de afrontar la crisis, basada en prestar dinero a los países sobreendeudados para que solucionen sus problemas por sí mismos. Y abogó en cambio por un esfuerzo de solidaridad que a largo plazo redundaría en beneficio de Alemania.

Habermas lamentó que la crisis haya resucitado en su país "fantasmas del pasado", como "la tentación de seguir un camino nacional unilateral o, incluso, de sucumbir a la poderosa fantasía de una Europa alemana en lugar de una Alemania en Europa".

El embajador alemán en Bélgica encajó con cortesía y aplomo las críticas. Y no parecía harto de escucharlas, quizá porque proceden de un filósofo de tamaña envergadura.

Imagen (tomada de la web de la KU Leuven): lección magistral de Habermas (cuarto por la izquierda) en la Universidad de Lovaina (Bélgica), presentado por Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo (tercero por la derecha).

Comentarios

Quienes carecen del poder ven clara la solución a nuestros problemas y los que gozan del poder solo ven clara la solución a los suyos, que no son los nuestros.
Adorno, no creas que los teóricos de la Extinta Escuela de Francfort admiten GAGA. Por otro lado pseudo-periodistas-alpinistas no poden esconder la sicalíptica conducta que los adorna.
Normas
Entra en El País para participar