No rebajará el IRPF hasta 2015

Montoro subirá los impuestos especiales y hará pagar a la banca por los depósitos

Eliminará el recargo en el impuesto sobre la renta en 2015

"Hay margen para subir impuestos especiales"

Se suprimen deducciones para grandes empresas

Luis de Guindos, Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
Luis de Guindos, Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El Gobierno prorrogará un año más la subida del IRPF que puso en marcha poco después de ser elegido, y que supone hasta siete puntos más para las rentas más altas. Este alza del impuesto, llamado en su día "recargo" por Cristóbal Montoro para reafirmar su carácter coyuntural, debería desaparecer en 2014. "Nos gustaría, pero no es posible", ha afirmado el ministro de Hacienda en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El alza es distinta según los tramos del impuesto. El primer tramo tiene un gravamen adicional del 0,75%; de ahí salta a un 2%, el siguiente el 3%, luego el 4%, el 5%, el 6% y hasta el 7% a partir de los 300.000 euros de base liquidable.

Asimismo, el ministro ha apuntado más cambios fiscales, al asegurar, a preguntas de la prensa, que "hay margen para subir los impuestos especiales" (tabaco, alcohol y electricidad). Eso sí, ha indicado que el gravamen a las gasolinas (hidrocarburos) no se tocará, debido a su ya actual elevado coste. Montoro ha asegurado que las eventuales subidas no serán “especialmente perjudiciales para el consumo”, según recoge Efe. Asimismo, se estudiará la creación de nuevos impuestos medioambientales “con arreglo a criterios de convergencia europea en el ámbito de la fiscalidad medioambiental”.

Asimismo, el titular de la cartera de Hacienda ha asegurado que se suprimirán deducciones en el Impuesto de Sociedades para empresas con una facturación superior a los 20 millones de euros: "Se harán nuevos ajustes que contribuyan al ensanchamiento de las bases imponibles y la tributación efectiva de este impuesto, y a no incentivar el apalancamiento financiero de las empresas", explica el  Gobierno.

Ya en mayo del año pasado, el Ejecutivo tomó una serie de medidas con el objetivo de elevar los ingresos por impuestos a las grandes empresas.Su propósito, era recaudar hasta 5.350 millones de euros. Las dos medidas de más calado de la reforma fueron la limitación a las deducciones por gastos financieros y el mínimo obligatorio para los pagos fraccionados. Con ellas, el Gobierno preveía lograr más de la mitad del total, 3.550 millones de euros. Ahora, Montoro ha adelantado que habrá una segunda vuelta de tuerca.

Cristóbal Montoro ha anunciado que el impuesto sobre los depósitos será en términos adecuados, con el objetivo de recaudar entre 250 y 300 millones anuales. El ministro adelantó el pasado marzo, en plena crisis de la zona euro por el rescate a Chipre, que implantaría un tipo moderado en el impuesto estatal sobre depósitos bancarios, que  "no será muy superior a 0%" y que pagarán las entidades financieras y no los clientes.

En concreto, el Gobierno aplicará un 0,2 por 1.000 a los depósitos, una medida que "que generará una recaudación muy moderada para compensar a las Comunidades Autónomas (Extremadura, Andalucía y Canarias) que tenían impuesto propio", según la referencia del consejo de ministros. ·"No se trata, en cualquier caso, de un gravamen al ahorrador, ya que lo pagarán las entidades financieras", asegura el Ejecutivo.

Aunque no habrá una subida generalizada del IVA, el Ejecutivo reconoce que aplicará "modificaciones por obligación legal", que afectarán a determinados productos sanitarios y servicios realizados por los notarios, modificaciones procedentes de la legislación comunitaria y de las sentencias el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Normas