5.700 millones en 2012, según la CNE

El déficit de tarifa acumulado se acerca a los 26.000 millones

Primeros datos "oficiales" de 2012

El FADE podrá colocar 4.200 millones

La desviación, mayor de la prevista

El ministro de Industria, José Manuel Soria, y el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, y el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal.

El consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) aprobó ayer la última liquidación mensual del sistema eléctrico correspondiente a 2012, de la que se deriva un déficit de tarifa (o la diferencia entre los ingresos y los costes) de 5.700 millones de euros en el conjunto del año, 200 millones por encima de las últimas previsiones. Se trata de la liquidación número 14, que da carta de naturaleza a la titulización de esta nueva deuda contraída por los consumidores eléctricos con las cinco grandes compañías del sector (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EDP España y Eon España) que financian el déficit en tanto lo cobran.

 Con este dato, según el informe del regulador energético, el déficit de tarifa acumulado se carcaría a los 26.000 millones de euros, por encima de la famosa cifra de 24.000 millones que se ha venido manejando desde hace dos años. De la suma de esta cifra con la del año pasado hay que descontar la deuda que se ha amortizado ya en los peajes de acceso. El resto, aunque se va colocando en el mercado sigue siendo una deuda a pagar en la factura eléctrica con los intereses correspondientes.

Según la CNE, los 5.700 millones de euros de desviación del año pasado se deben a una combinación de factores:el incremento de las primas a las renovables, que superaron los 9.000 millones de euros; el sobrecoste de los sistemas extrapeninsulares, una partida que por ley deberían asumir los Presupuestos del Estado y de los que, un año más, se ha desentendido, así como a una caída de la demanda (un -1,5%) mucho más pronunciada de la prevista, con lo que los ingresos han sido menores de los presupuestados en la orden de peajes de enero de 2012.

Hay que recordar que, por ley, el déficit de tarifa exante titulizable de 2012 estaba fijado en un límite de 1.500 millones, por lo que el exceso, debían pagarlo los consumidores a partir de enero en la factura de la luz. Para evitar una fuerte subida de la tarifa (o, en su defecto, que las eléctricas la reclamaran en los tribunales), el último día del año pasado, el Gobierno tiró por la calle de enmiendo rompiendo aquel tope y admitiendo como titulizable todo el que se generase en el año. Una medida que incluyó in extremis el último día del año en un real decreto ley sobre empleados del hogar.

Por tanto, de los citados 5.700 millones, el fondo para la titulización de la deuda eléctrica, emitirá bonos por 4.200 millones, ya que los 1.500 millones que se reconocieron exante en enero de 2012 fueron colocados en el mercado el año pasado.

Listas para titulizar

Aunque la CNE ofrece información mensual sobre las liquidaciones del sistema, los datos correctos del déficit de tarifa son los de la última liquidación, la 14. El resto de los meses, el resultado puede prestarse a confusión, pues hay costes que se liquidan en 12 meses, como, por ejemplo, las primas de las renovables, y otros, en 14. Con todo, la liquidación definitiva (la que vale a efectos legales) se cierra pasados unos años.

A partir de ahora, se inicia el proceso de transmisión de los derechos de cobro de las eléctricas al FADE.

Un lío legal para titulizar la nueva deuda

Una vez aprobada la liquidación 14 por la CNE, la comisión interministerial del fondo para la titulización de la deuda eléctrica (FADE) se dirigirá a las eléctricas para que expresen sus compromisos de transmisión de los derechos de cobro a dicho fondo, que será el encargado de colocar la nueva deuda con el aval del Estado. Por razones económicas, el último déficit que se reconoce es el primero que se tituliza y este sería el caso de los 4.200 millones de 2012.

Tras ser supervisado el proceso por parte de la CNE, la comisión interministerial decidirá si las colocaciones se destinan a refinanciar deuda anterior o a pagar la nueva. Sin embargo, en esta ocasión existe un inconveniente legal que, según los expertos, el Gobierno deberá resolver. Según la ley de empleados del hogar del 31 de diciembre, que admite la titulización de todo el déficit generado en 2012, el importe será el que resulte de “las liquidaciones definitivas emitidas por la CNE”, lo que obligaría a esperar varios años hasta que fuesen definitivas (el retraso se debe a las inspecciones de la CNE; a las alegaciones que realizan las empresas o a la falta de desarrollos normativos que aclaren ciertas partidas de costes).

Para subsanar el error de la ley, Industria decidió corregirlo en la orden de peajes de febrero, con vigor desde el 1 de enero, lo que fuentes jurídicas consideran “una infracción”, pues una norma de rango inferior, como es la orden, no puede modificar la ley. Esta cuestión solo es dirimible ante un juez y, dado que a las eléctricas les beneficia, estas no la recurrirán. Sin embargo, si no se resuelve el lío legal, fuentes empresariales consideran que los posibles compradores de esa deuda sí podrían poner pegas ante la incertidumbre que generarían las nuevas emisiones.

Y en 2013, más

El equipo energético de Industria prepara la reforma energética definitiva que, según fuentes del sector, afectará a todos y modificará el pool.

Sin embargo la futura ley está totalmente condicionada por el devenir devenir del déficit de tarifa de este año.

Industria ha aparentado tranquilidad al congelar las tarifas de acceso en el primer semestre de este año, sin embargo, la caída de ingresos por el derrumbe de la demanda, no augura nada nuevo.

Normas
Entra en El País para participar