Le sustituirá el alemán Jürgen Stackmann

VW releva a James Muir de la presidencia de Seat

Jürgen Stackmann, nuevo presidente de Seat
Jürgen Stackmann, nuevo presidente de Seat

Era un rumor persistente desde que se conocieron los últimos resultados de Seat. Con unas pérdidas de 30 millones de euros, el comité de dirección de la marca que ha liderado el escocés James Muir desde 2009 no conseguía el objetivo de equilibrio en la cuentas. Casi un mes después de conocerse los resultados, el Grupo Volkswagen (VAG) ha decidido relevarle del cargo y recuperar para la presidencia ejecutiva de Seat a un alemán, Jürgen Stackmann, de escaso pero intenso recorrido en el conglomerado alemán. Será el sexto presidente en 13 años.

El cambio de máximo responsable no conlleva un giro en la estrategia de futuro de Seat, según afirman desde la marca. De hecho, el perfil de Stackmann es bastante similar al de Muir: experto en la vía comercial del negocio, ha desempeñado la mayor parte de su carrera en el ámbito del marketing y las compras. Ha desarrollado la mayor parte en Ford, donde fue director de marketing de las plantas alemanas y vicepresidente de marketing de Ford Europa. En la marca del óvalo estuvo desde 1989 hasta 2010, y allí coincidió con quien ahora sustituye, James Muir, quien llegó a ser director de servicios de marketing hasta su salida a Mazda en 2001. La carrera de Stackmann en VAG sorprende por su velocidad, ya que llegó al grupo en 2010 como responsable del área comercial y marketing de Skoda, y hace apenas unos meses, en septiembre de 2012, era nombrado director de marketing del grupo y la marca Volkswagen. Muir, por su parte, pasará a ocupar un cargo directivo en el grupo que aún no se ha especificado, algo que desde la marca se entiende como un gesto que denota que el grupo ha quedado satisfecho con su trabajo.

El nuevo presidente se reunió ayer en Martorell con los responsables de la marca, encuentro en el que también estuvieron el presidente saliente y Francisco Javier García Sanz, presidente del consejo de administración de Seat y actual miembro del consejo de dirección del Grupo Volkswagen.

Continuos números rojos

Pese a que se quiere insistir en la buena labor de Muir, lo cierto es que no ha conseguido alcanzar el principal objetivo por el que fue nombrado presidente en marzo de 2009. Y como afirmó en la presentación de resultados, tampoco se logrará en al menos dos años. Seat busca ser rentable pero la dependencia del mercado de la periferia europea ha obstaculizado su evolución, que sí es perceptible con el hecho de que redujo sus pérdidas en un 51% con respecto a 2011. Pero faltaba ese último salto de calidad, justo en medio de un proceso en el que se han pedido renovados esfuerzos a los trabajadores de la fábrica de Martorell para mejorar su competitividad, clave para que se le adjudique un nuevo modelo, el primer todocamino de Seat que VAG aún decide si producir o no.

Además, el cambio se produce después de conocerse los datos de ventas del primer trimestre, que no fueron especialmente negativos para Seat. En España, se convirtió en la marca más vendida durante los primeros tres meses del año, siendo la única gran marca generalista que logró mejorar sus números con respecto al mismo período del año pasado. También ha sido la que más ha crecido del Grupo VAG en este periódo, aumentando sus ventas en más de un 8%, por encima de la media del grupo, del 5%. La fuerte ofensiva de producto que ha iniciado la marca, con el Seat León como nueva referencia, ha motivado este auge, en especial en Alemania, donde ha crecido un 22,5% en el último año.

La estrategia de la marca hasta ahora ha sido la de potenciar los mercados más cercanos a su influencia: norte de Europa, Gran Bretaña, norte de África, y dar los primeros pasos en Rusia, China y México. Ahora le toca a Stackmann hacer bueno, o no, el trabajo de Muir.

Normas