Mantiene el entorno legal para las rutas con Canarias
Sede de la CMT en Barcelona.
Sede de la CMT en Barcelona.

La CMT amplía la regulación de los mercados mayoristas de líneas terminales

Advierte del dominio de Telefónica

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha aprobado la regulación definitiva para los mercados mayoristas de las líneas alquiladas terminales, utilizadas para dar servicio a clientes empresariales y conectar estaciones de telefonía móvil, y de las líneas alquiladas troncales (utilizadas por los operadores alternativos para construir su propia red troncal).

El regulador ha indicado que ha propuesto mantener la regulación y extender las obligaciones a las líneas de más de 1 Gbit/s, al no apreciar mejoras en la situación competitiva. “Estos servicios son fundamentales para fomentar la competencia en el segmento empresarial y también para conectar las estaciones base de los operadores móviles. Debido al crecimiento exponencial de los servicios de banda ancha móvil, es muy importante para los operadores móviles contar con líneas alquiladas terminales de alta capacidad que permitan cursar todo el tráfico de datos móvil”, señala la autoridad reguladora.

Asimismo, la CMT ha explicado que no existe competencia efectiva en el mercado de líneas alquiladas terminales al por mayor. “Telefónica ha sido designada como operador con poder significativo de mercado con una cuota del 70% en términos de líneas”, indica al regulador, que añade que ha propuesto mantener las obligaciones impuestas a Telefónica en materia de acceso, transparencia (publicación de una oferta de referencia) y no discriminación, así como diferentes obligaciones contables y de control de precios.

Con respecto a las líneas troncales, la CMT explica que ha decidido finalmente mantener la regulación en la ruta de cable submarino que une la Península con Canarias, en tanto la situación competitiva de Gran Canaria y Tenerife no sea similar a la de Mallorca, que ya fue desregulada en análisis anteriores. “La ruta de cable submarino que une la Península con Canarias seguirá regulada hasta que se consolide la competencia en el archipiélago”, explica el regulador.

La CMT explica que en esas rutas, el único medio que tienen los operadores alternativos para prestar servicios de forma directa en los territorios insulares es a través de los cables submarinos de Telefónica, ya que el uso de tecnologías como el satélite no sustituye de forma fiable la transmisión por fibra óptica. Esta dependencia, según el regulador, convierte al cable submarino en un “cuello de botella” que afecta negativamente al desarrollo de la competencia en los territorios que conecta.

En este sentido, la CMT ha comprobado que la cuota de mercado de Telefónica en banda ancha en estos territorios es muy superior a la del resto del Estado: si en la Península se sitúa en torno al 48%, en las Islas Canarias supera el 70% y en Ceuta llega al 88%.

“Para facilitar que en estos territorios se pueda disfrutar de la misma variedad de ofertas de servicios de telecomunicaciones (en especial de banda ancha) que en la Península, se obliga a Telefónica a alquilar sus sistemas de cable submarino en estas rutas a precios regulados por la CMT”, afirma.

La CMT indica, no obstante, que en el caso de las Islas Canarias, espera que los dos sistemas de cable submarino alternativos a los de Telefónica, Canalink y WACS, operativos desde 2011, aumenten la presión competitiva y permitan a otros operadores competir reduciendo precios en el mercado minorista. Además, recuerda, que en Gran Canaria y Tenerife ya está presente Ono que está desplegando la tecnología DOCSIS 3.0 que permitirá el acceso a redes NGA y de otros operadores alternativos que utilizan la infraestructura de Telefónica.

Normas
Entra en EL PAÍS