Diecisiete empresas, entre ellas Microsoft y Nokia, presetan una queja formal

Demandan a Google en la UE por prácticas monopolísticas con Android

Le acusan de obligar a los fabricantes de dispositivos a incluir sus servicios en Android

Visitantes de una edición del Mobile World Congress en el stand de Google viendo el funcionamiento de Android.
Visitantes de una edición del Mobile World Congress en el stand de Google viendo el funcionamiento de Android.

Un grupo de empresas, entre las que están Microsoft, Nokia y Oracle, han presentado una queja formal ante las autoridades europeas por considerar que el gigante de internet hace un uso monopolístico de la plataforma Android.

“Google está utilizando el sistema operativo Android como un caballo de Troya para engañar a los socios, monopolizar el mercado móvil y controlar los datos de los consumidores”. Así lo señaló en una nota Thomas Vinje, el abogado de 17 compañías que han decidido denunciar al buscador ante Bruselas. El grupo, en el que está Microsoft y Nokia, dos de los grandes rivales de Google en el móvil, solicitan a la Comisión Europea “que actúe con rapidez y decisión para proteger la competencia y la innovación en este mercado crítico”.

Las citadas compañías acusan a Google de obligar a los fabricantes de dispositivos móviles a incluir los servicios del buscador en Android (Google Maps, Google Play o Youtube, entre otras). Así, aclaran que aunque Android es un sistema libre, los fabricantes deben utilizar el paquete completo de aplicaciones del creador del Gmail y situarlos en un lugar destacado de los dispositivos. Para las empresas denunciantes, esas aplicaciones de Google están disponibles por defecto para el usuario y pone a Android en condiciones ventajosas para controlar los datos de los usuarios.

Las 17 empresas que denuncian a Google, agrupadas en una coalición bajo el nombre de FairSearch, reclamaron a la Comisión Europea que tome una decisión rápida. “Si no se hace nada, esto solo animará a Google para reproducir su abuso de posición dominante en el ordenador en las plataformas móviles, donde los consumidores están recurriendo cada vez más con el sistema operativo Android”.

La coalición denunció además otro hecho: “La distribución predatoria que Google hace de Android”. Los denunciantes aseguran que el hecho de que el buscador ofrezca Android “a un coste por debajo del resto dificulta a otros proveedores de sistemas operativos recuperar sus inversiones para competir con la posición dominante de Google en el móvil”.

“No por el hecho de que Android sea un sistema más abierto se puede permitir a Google prácticas que van contra la competencia. No se puede utilizar una doble vara de medir”, opina Alberto Delgado, director general de Penteo.

Google no quiso ayer hacer declaraciones sobre la nueva denuncia y se limitó a decir como otras veces que “cumplen con la legalidad”.

Sin doble vara de medir

Para Alberto Delgado, director general de la empresa de análisis Penteo, la denuncia tiene todo el sentido del mundo, y las autoridades deberían tomar cartas en el asunto, igual que hizo cuando Microsoft abusó de su posición de dominio con Windows. “No por el hecho de que Android sea un sistema más abierto se puede permitir a Google prácticas que van contra la competencia. No se puede utilizar una doble vara de medir”, insistió el analista, que criticó cómo las compañías tienden a adoptar políticas contra la competencia cuando están en una posición dominante. “Y Google las está adoptando al forzar a los fabricantes a usar sus herramientas y con sus prácticas de precio”, dijo a CincoDías.

La denuncia del consorcio llega efectivamente pocos días después de que se conozcan nuevos datos sobre el poder de Android. Según las previsiones de Gartner, el sistema estará instalado en 860,9 millones de equipos en 2013 frente a los 354 millones que llevarán Windows. Y en 2014, se venderán 1.069 millones de equipos con Android, frente a 397 millones con Windows. Android ha sacado un claro partido de su implantación en tabletas y smartphones (en estos últimos tiene una cuota de mercado del 70%, según los denunciantes).

Joaquín Almunia, comisario europeo de Competencia, aseguró ayer que la nueva denuncia de FairSearch “es un nuevo paso en la investigación” que Bruselas tiene abierta a Google. Esta compañía fue denunciada por el mismo grupo de empresas a finales de 2010 por abuso de posición dominante con su buscador. Un caso aún pendiente de dictamen. También las Agencias europeas de Protección de Datos (incluida la española) investigan si Google viola el derecho comunitario referido a la privacidad.

 

Movimientos para frenar el poder del 'rey' del móvil

Normas