La pérdida de la consideración de paraíso fiscal empuja su expansión internacional

Carrusel de compras y fichajes de la banca andorrana en España

En menos de dos años han comprado varias fichas bancarias y gestoras de activos

Han contratado a decenas de expertos en banca privada de otras entidades

Sede de Banco Madrid, filial de Banca Privada d'Andorra.
Sede de Banco Madrid, filial de Banca Privada d'Andorra.

En plena implosión de la banca española, con las entidades financieras extranjeras batiéndose en retirada, la banca andorrana ha realizado una fulgurante expansión en su vecino del sur. En menos de dos años, y a golpe de talonario, tres bancos del país de los Pirineos han puesto en marcha fuertes campañas de implantación en España, con compra de fichas bancarias, contratación de directivos de banca privada y adquisición de gestoras de activos.

El último movimiento lo realizó hace 15 días Banco Madrid, filial del grupo Banca Privada d’Andorra (BPA), que compró a Liberbank su gestora de fondos de inversión, sumando así 930 millones de euros más de activos bajo gestión a su actividad en España.

Esta es la tercera adquisición que realiza BPA en los últimos meses. A finales de 2011 acordó la compra de Banco Madrid a Kutxa y a mediados de 2012 se hizo con el control de Nordkapp, la gestora de activos de Bancaja. En la actualidad, el grupo ya gestiona en España más de 3.000 millones de euros.

Otra entidad financiera andorrana, Crèdit Andorrà, tomó una participación del 85% en un pequeño banco especializado en el asesoramiento a grandes fortunas: Banco Alcalá, consolidando así su incipiente expansión internacional, iniciada con la compra de Banque BPP, de Luxemburgo.
Mientras, el grupo Andbank desembarcó en España en 2012, a través de su filial en Luxemburgo, con la apertura de oficinas en Madrid, Barcelona, Vigo y La Coruña, desde las que quiere captar patrimonios por 1.800 millones en cinco años.

El origen de la expansión
“La banca andorrana ha estado interesada en España desde hace mucho tiempo para complementar su modelo de negocio y expandirse geográficamente, sin embargo, no se habían dado las circunstancias favorables: entidades dispuestas a vender filiales especializadas en gestión de patrimonios y el visto bueno del Banco de España”, explica Esteban Sánchez Pajares, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

El placet del supervisor financiero para bancos andorranos pudieran comprar entidades en España se produjo después de que ambos países firmaran en 2010 un convenio de intercambio de información fiscal. Unos meses después, España sacó a Andorra de su lista de paraísos fiscales y se desbloqueó así el interés de la banca andorrana por crecer hacia el sur.

“Andorra tenía un mercado bancario muy maduro, que necesitaba una expansión internacional para crecer. Además de en España, también están abriendo sucursales en Miami, Suiza, Uruguay...”, apunta Diego López Abellán, de Accenture. “Ahora la cuestión fiscal ya no es un aliciente para los potenciales clientes, porque Andorra tiene que cumplir con los estándares europeos y comunitarios, pero siguen teniendo el atractivo de estar fuera de la Unión Europea, y estar al margen de corralitos o soluciones de rescate, como la de Chipre, que pasan por gravar los depósitos de más de 100.000 euros”.

De acuerdo con algunas informaciones, durante el pasado ejercicio, la banca andorrana llegó a captar 35.000 millones de inversores españoles, que sacaron parte de sus activos al agravarse la crisis de deuda de la eurozona.

El único banco andorrano que no ha llegado a poner en marcha operaciones en España ha sido MoraBanc, aunque no ha descartado aprovechar alguna oportunidad interesante para dar ese paso. De hecho, en su proceso de internacionalización ha abierto una asesoría financiera en Montevideo (Uruguay) y un broker dealer en Miami (EE UU), y cuenta con filial en Zurich (Suiza).
BPA, el más activo en adquisiciones en España, también llegó a realizar una oferta por Inversis Banco, pero el consejo de administración de la entidad (que tiene en su accionariado a Bankia, Telefónica y El Corte Inglés) lo rechazó.

Las entidades andorranas, en su campaña de expansión en España, están aprovechando las dificultades del sector de banca privada, para fichar a profesionales de dilatada trayectoria. Andbank ha fichado a cerca de 50 banqueros, de firmas como Morgan Stanley, Barclays Wealth Management, Banca March o Schroders.

Normas
Entra en El País para participar