Presentación de la plataforma SEND para deuda

Los particulares ya pueden comprar bonos soberanos como si fueran acciones

El mercado secundario estaba reservado casi exclusivamente a inversores institucionales

Íñigo Fernández de Mesa, secretario general del Tesoro, y Antonio Zoido, presidente de BME
Íñigo Fernández de Mesa, secretario general del Tesoro, y Antonio Zoido, presidente de BME

El Tesoro Público inaugura hoy en SEND, la plataforma electrónica de Bolsas y Mercados Españoles (BME), las emisiones de deuda pública, gracias a lo cual pequeños inversores podrán comprar y vender activos de deuda soberana en el mercado secundario como si fueran acciones cotizadas en Bolsa.

El secretario general del Tesoro y Política Financiera, Íñigo Fernández de Mesa, ha presidido esta mañana el acto de presentación de la plataforma en el Palacio de la Bolsa de Madrid, sede de BME, y ha señalado que esta iniciativa contribuirá a ampliar la base inversora en la deuda del Tesoro. De entrada, hay 14 referencias de letras del Tesoro y 34 emisiones de bonos y obligaciones del Estado con cupón fijo, así como 100 referencias segregadas (strips), señala BME en una nota de prensa.

De entrada, son 33 brókeres las entidades participantes en SENDe, entre ella Ahorro Corporación, Popular, Sabadell, Santander, Bankia, Bankinter, BBVA, Caixabank o Renta 4, entre muchos otros. Algunas de estas entidades, como Ahorro Corporación, ya disponen de plataformas para operar con la renta fija soberana como si fueran acciones.

Hasta ahora, los pequeños inversores podían comprar deuda pública de las emisiones regulares del Tesoro en el mercado primario, bien a través de una entidad financiera, bien a través del Banco de España, e incluso a través de internet.

A finales de febrero, los particulares disponían de 5.459 millones de euros en deuda soberana a cierre de febrero, cantidad equivalente al 0,86% del total, mientras que las empresas no financieras controlaban 15.126 millones, el 2,39%.

 A lo que no tenían acceso los particulares es al mercado secundario, reservado casi exclusivamente a inversores institucionales; es decir, podían comprar deuda pública pero no venderla antes de su vencimiento.

A partir de ahora el pequeño inversor podrá comprar o vender deuda pública en este mercado de la misma manera que lo hace en la bolsa.

Esta iniciativa, en la que colaboran el Tesoro Público y la sociedad de bolsas, pretende ampliar la base de inversores de deuda pública española, facilitando el acceso a particulares al mercado de deuda

Normas