Buen gobierno

Santander redobla su apuesta por la universidad

Imagen de un cajero automático del Banco Santander en Londres.
Imagen de un cajero automático del Banco Santander en Londres. EFE

Diez años se han cumplido del primer plan de sostenibilidad de Banco Santander, que acaba de presentar el informe correspondiente a 2012. La evolución en estos 10 años, “en los que se partía de cero, ha supuesto un paso de gigante y da idea de la importancia de los valores de sostenibilidad y de su alcance estratégico”, señala Juan Manuel Cendoya, director general de comunicación, marketing corporativo y estudios de Banco Santander.

Este tiempo –explica Cendoya– ha permitido integrar la sostenibilidad en la estrategia y en el negocio del grupo, que es lo primero que debe ser sostenible para generar riqueza, como manifiesta el presidente del banco, Emilio Botín, en la presentación del informe.

La universidad es “el core dela RSC, la seña de identidad del banco”, asegura el director general de comunicación de Santander. “La universidad es el futuro, mueve clientes”, apostilla Cendoya. De hecho, el nombre de Banco Santander está indefectiblemente ligado al mundo de la universidad desde hace 15 años, cuando comenzó una alianza estratégica a largo plazo que lo ha distinguido del resto de entidades. Actualmente, Banco Santander mantiene acuerdos de colaboración con 1.027 universidades de todo el mundo.

La entidad presidida por Emilio Botín considera que la educación superior es un motor determinante de progreso y por ello la ha convertido en el principal foco de actuación de su acción social. A la universidad va destinado, de hecho, el grueso de la inversión en esta área. En 2012 alcanzó los 130 millones de euros, de una inversión social total de 182 millones, lo que supone el 71,5%. “En los últimos dos años, la inversión en universidades ha crecido un 30%”, recalca el director de comunicación de la entidad (en 2010 se destinaron 100 millones a la educación superior y 117 millones en 2011).

La colaboración del banco con las universidades se estructura en torno a dos ejes de actuación: los convenios integrales de colaboración, que en 2012 permitieron la puesta en marcha de 4.581 proyectos académicos, financieros y tecnológicos; y el desarrollo de programas internacionales de cooperación interuniversitario para fomentar la movilidad de estudiantes, profesores y jóvenes investigadores. Y ambos ejes se articulan principalmente a través de las becas y ayudas al estudio, de las que en 2012 se han beneficiado 31.712 estudiantes y 800 universidades.

Con relación a otros ámbitos de actuación en RSC, Santander ha puesto en marcha diversas iniciativas específicas tanto para pymes como para particulares con el objetivo de mitigar el impacto de la crisis. En España, la red Santander puso a disposición de pymes y exportadores las líneas de financiación Crédito Activación y Plan Exporta, de las que se han beneficiado 7.952 pymes y 4.263 exportadores. Además, Santander ha cerrado un acuerdo con Google para impulsar un nuevo programa de Conecta tu negocio, con el que autónomos y pymes pueden crear sus propias tiendas online.

En cuanto a los particulares, Santander se ha adherido al Código de Buenas Prácticas para protección de deudores hipotecados sin recursos y la red Santander ha mantenido la iniciativa que lanzó en 2011 consistente en otorgar una moratoria del pago de capital en hipotecas de primera vivienda durante tres años, sin modificar las condiciones financieras.

Asimismo, Santander elabora la medición de su huella ambiental en las instalaciones del grupo en el mundo y cuenta con un plan de eficiencia energética para minimizar el impacto ambiental de su actividad, para reducir el consumo un 3% anual. El objetivo para 2015 es reducir un 20% las emisiones de CO2 y el consumo eléctrico.

El banco ha dado también un importante impulso al voluntariado corporativo, “movido en los últimos años por la difícil situación que viven muchas familias con la crisis”, apunta Cendoya. Hoy, 10.000 empleados, uno de cada diez, trabaja en voluntariado y tiene un proyecto asignado. 

UN IMPULSO A LA CONTRATACIÓN

La segunda convocatoria del programa de becas Santander de prácticas para universitarios en pymes ha resultado un éxito. Se ha duplicado el número de becas, las 2.500 con que se inició el programa son ahora 5.000, y se han presentado 74.659 solicitudes de beca, frente a las algo más de 50.000 de la primera edición. También se ha duplicado el número de pymes participantes, hasta 8.701. “Las cifras nos demuestran que son un éxito de participación”, indica Juan Manuel Cendoya, “pero también nos da una idea de la difícil situación en la que se encuentra el mercado laboral”, subraya.

Las becas de prácticas en pymes, que permitirán que 7.500 universitarios realicen prácticas profesionales remuneradas en pymes, tiene dos objetivos: por un lado, complementar la formación del estudiante universitario con una experiencia laboral y facilitar su inserción en el mercado de trabajo, y por otro, apoyar a las pymes españolas que, por crisis económica, se encuentran frente a un escenario muy adverso. En 2012 se han beneficiado de estas becas 2.500 universitarios y con la segunda edición se beneficiarán 5.000 más en 2013.

“Entendemos que superar la primera barrera de acceso al trabajo es fundamental. De hecho, casi a un 40% de los becados les han ofrecido trabajar de forma permanente en la empresa en que hicieron las prácticas, superando así esa barrera inicial”, destaca Cendoya.

SOSTENIBILIDAD

Las actuaciones en el ámbito de la RSC han permitido al grupo mantenerse bien posicionado en los principales índices de sostenibilidad. El banco figura entre las 15 entidades financieras más sostenibles del mundo de las casi 200 analizadas por el Dow Jones Sustainability Indexes (DJSI), siendo la primera española.

Normas
Entra en El País para participar