Rompe dos meses a la baja

La mejor percepción de la situación sube la confianza del consumidor

El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se sitúa en 52,1puntos

Una cajera ayuda a un cliente a contar las monedas de euro en un supermercado.
Una cajera ayuda a un cliente a contar las monedas de euro en un supermercado. EFE

La confianza de los consumidores ha subido en marzo debido a una mejor percepción de la situación económica actual, mientras que las expectativas sobre el futuro no han experimentado variación.

 

El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) difundido hoy por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se ha situado en 52,1 puntos, 1,4 puntos por encima del dato del mes anterior, pero 11,6 puntos por debajo del nivel alcanzado en el mismo mes del año pasado.

El indicador sigue estando por debajo de los 100 puntos que marcan el límite entre una percepción favorable y optimista, y una negativa y pesimista.

La subida de marzo se sustenta “exclusivamente” en una mejor percepción de la situación actual (se ha incrementado en 2,9 puntos, ya que ha pasado de los 32,1 de febrero pasado a los 35 puntos de marzo); mientras que las expectativas sobre la evolución futura se mantienen en los 69,2 puntos.

La mejora de la valoración de la situación actual afecta a todos sus componentes, aunque se concentra especialmente en la del país, ya que su percepción positiva sube cinco puntos respecto al mes anterior.

La situación de los hogares avanza 2,7 puntos, mientras que la valoración del empleo sólo lo hace en un punto.

Si se compara con marzo de 2012, la valoración de la economía del país es hoy 5 puntos inferior, las opciones que ofrece el mercado del trabajo están 6 puntos por debajo y la situación de los hogares se ha deteriorado 5 puntos.

Por lo que respecta a lo que se espera, la futura evolución de económica general pierde más de un punto, descenso parecido al de los hogares, mientras que aumenta en casi 2 puntos las expectativas respecto a la previsible evolución del desempleo.

En términos interanuales, la expectativa sobre la situación futura del país y del empleo está 20 puntos por debajo de la de marzo de 2012, mientras que la de los hogares es 12 puntos inferior.

El 47% de los encuestados asegura que llega justo a final de mes, mientras que el 28% ahorra un poco.

A la pregunta de si consideran que la situación para encontrar un puesto de trabajo es mejor o peor que hace seis meses el 78,7% la considera peor, el 15,4% igual y el 3,3% mejor.

Por ello, para el 76,9% la situación actual de la economía es peor que hace 6 meses, para el 14,6 es igual y para el 6,7% es mejor.

En cuanto al próximo semestre, el 21,4% de los entrevistados opina que será más fácil encontrar un puesto de trabajo, el 17,2% lo ve igual y el 53,4%, peor.

El 58 % cree que sus posibilidades de adquirir un bien duradero (coche o electrodomésticos, entre otros) son iguales, frente a un 34,1% que las estima menores.

Asimismo, el 42,7% pronostica que sus posibilidades de ahorro serán menores, en comparación con un 47,8% que no cree que cambien.

Estas reflexiones llevan al 13,2% a afirmar que la situación de su familia será mejor dentro de seis meses, al 46,6% a decir que serán iguales y a un 34,1% a verlo peor.

Preguntados cómo será el próximo semestre la economía, el 19,5% responde que será mejor, el 15,6% igual y el 59,1%, peor.

La vivienda no estará entre las prioridades de los encuestados el próximo año: sólo el 3,1% espera adquirir una, frente al 95,9% que no contempla esa posibilidad.

 

Normas