Actividad manufacturera en crisis

La actividad industrial en la eurozona profundiza su desaceleración en marzo

Un indicador inferior a 50 puntos implica una contracción de la actividad en el sector

Logotipo gigante de la eurozona frente a la torre del Banco Central Europeo.
Logotipo gigante de la eurozona frente a la torre del Banco Central Europeo. AFP

La actividad manufacturera de la zona euro agudizó su crisis durante el pasado mes de marzo ante el deterioro generalizado de la situación en los países de la región, lo que situó el indicador PMI elaborado por Markit en 46,8 puntos, frente a los 47,9 enteros del mes anterior, lo que supone el peor nivel en tres meses y mantiene el dato por debajo del umbral del 50% desde agosto de 2011.

Durante el mes de marzo, las condiciones operativas se deterioraron en toda la zona euro. Alemania e Irlanda volvieron a contraerse, mientras que los ritmos de caída se aceleraron en el resto de los países, salvo Francia, cuyo ritmo de contracción sólo fue superado por el registrado en Grecia.

La producción manufacturera se contrajo en marzo al ritmo más rápido en lo que va de año, ya que las empresas sufrieron un fuerte declive de los nuevos pedidos recibidos, que bajaron por vigésimo segundo mes consecutivo, cayendo ritmo más fuerte desde diciembre de 2012.

Asimismo, se observó una pérdida de empleo por decimocuarto mes consecutivo, y Francia, Italia, España, Países Bajos, Irlanda y Grecia registraron fuertes ritmos de contracción, con la excepción de Alemania y Austria, que registraron un incremento.

“Parece ser que el sector manufacturero de la zona euro ha sido un lastre para la economía en el primer trimestre, y la aceleración en el ritmo de declive en marzo aumenta el riesgo de que la contracción también pueda intensificarse en el segundo trimestre”, dijo Chris Williamson, economista jefe de Markit.

“Los indicios de una mayor demanda procedente de mercados como Asia y Estados Unidos fueron contrarrestados por un nuevo debilitamiento de la demanda de la zona euro, que a su vez refleja el deterioro de la confianza empresarial y del consumidor”, añadió.

Una lectura del indicador inferior a 50 puntos implica una contracción de la actividad en el sector, mientras que un resultado por encima de este umbral se atribuye al crecimiento de la actividad.

 

Normas