El Banco de Chipre no será liquidado

Su presidente dimite en desacuerdo con el mecanismo de rescate

Oficina del Banco de Chipre en Londres.
Oficina del Banco de Chipre en Londres.

La entidad emisora se vio forzada a publicar una nota aclaratoria sobre distintos aspectos de la reestructuración acordada por el Eurogrupo ante el aluvión de críticas a la política de información de estos días y a la falta de claridad sobre el proceso de saneamiento, que culminaron hoy con la dimisión del presidente del Banco de Chipre, Andreas Artemi.

El Banco Central subrayó que la reestructuración de un banco no es sinónimo de liquidación, en alusión a que el Banco de Chipre será sometido a su saneamiento, mientras que el Banco Popular será clausurado.

Uno de las quejas aducidas por Artemi al dimitir fue, según medios locales, el no haber sido consultado sobre el nombramiento de un administrador especial encargado de la reestructuración de su entidad.

El nombramiento de esta figura fue interpretado en algunos medios como un indicio de que se planteaba también la liquidación del Banco de Chipre.

Ante el temor de un cierre, numerosos empleados de este banco se dirigieron a la sede del Banco Central de Chipre para exigir la revocación del decreto que regula la reestructuración de las entidades bancarias y para pedir la dimisión del gobernador, Panikos Dimitriadis.

“El gobernador del Banco Central dice estar actuando para que el Banco de Chipre vuelva a su funcionamiento normal, pero eso no es verdad”, decía una carta que los empleados entregaron a la portavoz del banco emisor.

En su comunicado posterior, el Banco Central de Chipre subrayó que “el nombramiento de un administrador especial de carácter temporal en ambos bancos tiene como objetivo facilitar y completar el proceso de consolidación y reestructuración del Banco Popular y el Banco de Chipre, respectivamente”.

La nota recalca que en el caso del Banco de Chipre, la misión del “fiduciario especial” es el proceso de recapitalización.

El Banco Central recordó que el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) se ha comprometido a proporcionar liquidez inmediata al Banco de Chipre.

La liquidez no se verá afectada por el hecho de que el Banco de Chipre tiene que asumir las deudas del Banco Popular con el mecanismo de liquidez del BCE, por un total de 9.200 millones de euros, subrayó.

También recalcó que en el Banco Popular, que será dividido en un banco “bueno” y uno “malo”, todos los depósitos por debajo de los 100.000 euros están garantizados, tanto si se trata de titulares individuales como si las cuentas son conjuntas.

Finalmente, el Banco Central insistió en que el proceso de consolidación se limita a los citados dos bancos y que el resto de las entidades financieras no se verán afectadas por las decisiones del Eurogrupo.

Normas