Sector inmobiliario

Aquella añada inmobiliaria de 2006

Astroc, Riofisa, Parquesol y Renta Corporación salieron a Bolsa en 2006

Ese año Reyal compró Urbis, Inmocaral adquirió Colonial y Martinsa acordó comprar Fadesa

La mayoría de esas empresas ha ido a concurso o ha pasado a manos de la banca

Junta extraordinaria de accionistas en el año 2007 de Inmobiliaria Colonial, con su entonces presidente Luís M.Portillo .
Junta extraordinaria de accionistas en el año 2007 de Inmobiliaria Colonial, con su entonces presidente Luís M.Portillo . EFE

Renta Corporación ha sido la última inmobiliaria española de ese grupo de compañías que en 2006 llevaron a cabo operaciones espectaculares, tanto salidas a Bolsa como adquisiciones, en solicitar concurso de acreedores (lo hizo la pasada semana). Todavía hoy aquellas opas, opvs y compras siguen pesando en los balances de las entidades que las financiaron; la mayoría de las inmobiliarias que protagonizaron esos movimientos han entrado en concurso de acreedores o han dado entrada en su capital a los bancos acreedores.

La inmobiliaria presidida por Luis Hernández de Cabanyes, en concurso con una deuda de 185 millones, salió a Bolsa en abril de 2006 a un precio de 29 euros por acción. Renta Corporación cotizaba la pasada semana a 0,5 euros por título.

Un mes después de la salida a Bolsa de Renta Corporación se produjo la de Astroc. La inmobiliaria de Enrique Bañuelos empezó a cotizar a un precio de 6,4 euros por acción; en unos meses llegó a superar los 70 euros por acción. En la actualidad la empresa, denominada ahora Quabit y controlada por el grupo Rayet (en concurso de acreedores), cotiza por debajo de los 0,05 euros por acción.

En julio de 2006 se estrenó en Bolsa la inmobiliaria de la familia Losantos, Riofisa. La compañía, especializada en la construcción de centros comerciales, empezó a cotizar a 44 euros por acción. En enero de 2007 Colonial adquirió Riofisa en una operación valorada en 2.000 millones de euros. Los activos de suelo de la empresa de la familia Losantos siguen hoy lastrando las cuentas de Colonial agrupados en la sociedad Asentia, con una deuda de 1.432 millones.

Parquesol fue otra de las inmobiliarias españolas en salir a Bolsa en 2006. La familia Fermoselle sacó al mercado a Parquesol en mayo de ese año, a un precio de 23 euros por acción. A finales de julio de ese año la constructora San José lanzó una opa sobre la inmobiliaria valorada en 918 millones.

Adquisiciones millonarias

Además de las salidas a Bolsa, ese año se produjeron también adquisiciones de inmobiliarias por parte de competidoras en operaciones que suman miles de millones de euros.

Reyal acordó con Banesto la adquisición de Urbis, en una operación valorada en 3.317 millones de euros a finales de julio de 2006. Reyal Urbis, presidida por Rafael Santamaría, se declaró en concurso de acreedores el pasado 19 de febrero con un pasivo de 4.301 millones.

Entre 2006 y 2007 Fernando Martín y Manuel Jove acordaron la venta a Martinsa de la inmobiliaria gallega Fadesa, en una operación valorada en 4.045 millones de euros. En junio de 2008 Martinsa Fadesa se declaró en concurso de acreedores, con 7.000 millones de deuda. La compañía acordó convenio de acreedores en 2011 dejando de forma efectiva la situación concursal en la que se encontraba.

En junio de 2006 Luis Portillo acordó con La Caixa la adquisición, por parte de Inmocaral, de Colonial, en una operación valorada en 3.760,3 millones de euros. Portillo adquirió posteriormente Riofisa y el 15% de FCC, elevando la deuda de Colonial hasta los 9.000 millones de euros. En febrero de 2010, dos años después de que Portillo abandonara la empresa, Colonial refinanció 4.900 millones de euros de deuda. Los principales bancos acreedores son ahora los accionistas del grupo. Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL, ha admitido este año contactos con la empresa para llevar a cabo una posible operación.

Los principales accionistas de la que fuera la mayor inmobiliaria española, Metrovacesa, se enzarzaron en 2006 en una guerra por el control de la compañía que acabó como el rosario de la aurora. La familia Sanahuja se lanzó a una compra desatada de acciones para imponer sus criterios sobre los del presidente, Joaquín Rivero, que entró en el juego adquiriendo también títulos de la empresa.

Los Sanahuja lograron el control de Metrovacesa, pero el esfuerzo financiero fue tal que a los pocos meses de lograr el 80% de la compañía dejaron en manos de la banca acreedora, a finales de 2008, la mayor parte del capital de Metrovacesa a cambio de reducir deuda. La inmobiliaria de la familia, Sacresa, se declaró en concurso en 2010 con más de 2.000 millones de deuda.

Joaquín Rivero se quedó con un 16% de Gecina, una de las mayores inmobiliarias de Francia adquirida por Metrovacesa en 2005 (en la actualidad la compañía española mantiene el 26,7%). El pasado año la sociedad de Rivero, Alteco, la propietaria de las acciones de Gecina, se declaró en concurso de acreedores.

A finales de 2006 se produjo otra de las grandes operaciones inmobiliarias de aquel año. El grupo Habitat adquirió la división inmobiliaria de Ferrovial, por 2.200 millones de euros. En noviembre de 2008 la compañía presidida por Bruno Figueras se declaró en concurso de acreedores con 2.300 millones de euros de deuda. Un año después la compañía dejó atrás el concurso tras alcanzar un acuerdo de pago con los acreedores.

Normas