Galán se reune en Bilbao con 200 directivos de la eléctrica

Iberdrola busca reducir 6.000 millones de deuda hasta 2014 y mantener resultados

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

El presidente de Iberdrola se ha reunido en Bilbao con cerca de 200 directivos del grupo procedentes de todo el mundo, en el tradicional encuentro que se celebra cada año antes de la Junta General de Accionistas, que tendrá lugar mañana.

En la reunión, celebrada en la Torre Iberdrola de Bilbao, Galán ha agradecido a los profesionales de la compañía su contribución a la creación de un modelo de negocio único, gracias al cual el grupo ha logrado ser una de las pocas proveedoras de servicios europeas en mantener los resultados y la retribución al accionista, a pesar de la crisis.

El presidente de Iberdrola ha explicado que la empresa se ha convertido en una compañía distinta, con un modelo de negocio centrado en la energía y a la vez basado en la internacionalización.

Estas características propias han permitido a Iberdrola obtener desde 2008 unos resultados “sólidos y estables”, como los ha definido Galán.

IBERDROLA 9,25 1,27%

El grupo obtuvo el año pasado un beneficio neto de 2.840,7 millones de euros, un 1,3 % más que en el ejercicio anterior. Este comportamiento se debe a la buena evolución de los negocios internacionales -que ya representan un 70 % del total-, cuyo beneficio neto ha mejorado un 35 % hasta alcanzar los 1.979 millones de euros.

Iberdrola también ha reforzado su solidez financiera y ha reducido la deuda en 1.400 millones de euros, el apalancamiento ha caído hasta el 47,1 % y la liquidez ha superado los 12.000 millones, suficiente según la firma para cubrir las necesidades financieras de más de tres años.

A cierre de 2012, un 75 % del Ebitda, que ascendió a 7.726,6 millones de euros, provenía de los negocios regulados y de renovables, un 70 % más que la media de las compañías del sector en Europa.

Los retos hasta 2014 son mantener los resultados y el dividendo y reducir la deuda en 6.000 millones de euros.

En este periodo, la compañía busca consolidar su fortaleza financiera mediante la moderación de las inversiones -que estarán enfocadas, sobre todo, a los negocios de redes y renovables-, la realización de desinversiones en activos y países no estratégicos y la implantación de mejoras de eficiencia.

Previamente al encuentro con los directivos, el presidente de Iberdrola ha mantenido una reunión con los sindicatos representados en la

Normas