Creación y disolución de compañías

El impacto de la crisis en las empresas que han resistido

Las ventas han caído un 26% y el endeudamiento a un año un 17% desde 2008

Los expertos creen que la reforma laboral está evitando los despidos masivos

El impacto de la crisis en las empresas que han resistido

La economía española entró en recesión (dos trimestres con crecimiento negativo) en el tercer trimestre de 2008 y salió de esa situación en el primero de 2010 para volver a estar en recesión desde el último trimestre de 2011. Esa doble recesión, inédita en el resto de países vecinos de la zona euro, ha tenido un efecto devastador en el tejido productivo español, con la desaparición de más de 200.000 compañías, según los datos del INE.

El impacto también ha sido demoledor entre las empresas que han conseguido sobrevivir. Así lo resalta un estudio elabora por Informa D&B, sociedad perteneciente a Cesce, en el que se ha analizado la evolución de 483.494 empresas (un 35% del total del tejido productivo y un 35% del empleo) que han resistido los embates de la crisis. Los datos de 2012 aún no están actualizados puesto que las estadísticas que elaboran proceden del Registro Mercantil, que no recibirá los datos del pasado ejercicio hasta el mes de junio.

El panorama es devastador, con un ajuste radical de las ventas, recorte de empleo y caída en picado de la capacidad de endeudamiento. Los sectores más afectados por la desaparición de empresas han sido la construcción y la energía y las comunidades dónde más se han dejado sentir los efectos de la crisis han sido La Rioja, Extremadura y Castilla-La Mancha. Entre las que han sobrevivido, el ajuste también ha sido muy fuerte. José Antonio Teijelo, director de Internacional de Informa D&B, remarca que el mayor retroceso se ha producido en las ventas, con una caída del 26% en cuatro años, mientras que la destrucción de empleo ha sido del 7,6% y el endeudamiento a corto plazo se ha desplomado un 17%. En el período que analiza el estudio, las empresas han destruido medio millón de empleos, en gran medida por la falta de flexibilidad a la hora de ajustar gastos. “Las compañías han tenido poca capacidad para ajustar el empleo vía precio hasta 2011, como demuestra el hecho de que los costes laborales unitarios apenas variaron en esos cuatro años”, subrayó Beatriz Oliete, directora de Informa D&B encargada del estudio.

Una tendencia que podría haberse revertido gracias a la reforma laboral que, a juicio de Teijelo, ha permitido ajustar las plantillas (a través de contención salarial o de suspensiones temporales) sin necesidad de despido en 2012. “Hasta que no se recupere el crédito y la demanda interna, la destrucción de empresas no se corregirá”, apuntó Oliete.

 

Normas
Entra en El País para participar