La negociación se encona bajo la sombra del pacto en Santander

La plantilla de CaixaBank inicia hoy movilizaciones contra los despidos

Los sindicatos mayoritarios de CaixaBank convocan un calendario de concentraciones.

La plantilla se opone a que haya salidas traumáticas entre las 3.002 previstas.

La indemnización de 50 días de sueldo en Santander-Banesto marca la negociación.

Sede de CaixaBank, en Barcelona.
Sede de CaixaBank, en Barcelona. REUTERS

Los sindicatos mayoritarios de CaixaBank, Comfia-CC OO, Fes-UGT y el Sindicato de Empleados de la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona (SECPB) han acordado iniciar un calendario de movilizaciones en contra de la pretensión de la entidad de saldar por la vía del despido las salidas que no se salden con bajas voluntarias hasta llegar a las 3.002 previstas.

Los sindicatos consideran inaceptable que la entidad, que acomete su primer gran ajuste tras absorber Banca Cívica y Banco de Valencia, acuda a vías traumáticas para afrontar el proceso de reducción de plantilla. La reivindicación de las centrales se ha visto reforzada por el reciente acuerdo alcanzado en Banco Santander-Banesto.

El pacto, alcanzado el pasado viernes, se basa en un programa de salidas basada en prejubilaciones y bajas incentivadas con 50 días de salario por año trabajado y límite en 42 mensualidades, por encima de lo que recogía la antigua legislación laboral para un despido improcedente y muy lejos de los supuestos más conservadores de la nueva reforma.

Las protestas se concentran en las regiones con mayor tasa de salidas previstas

Los trabajadores de CaixaBank reivindican un trato similar en su proceso argumentando las similitudes que se dan entre ambos. Después de todo, el ajuste de Santander-Banesto también comprende la salida de unos 3.000 empleados y afecta a una entidad que no ha recibido ayudas públicas, argumentan desde las centrales.

Ante la negativa de la entidad a tomar este acuerdo como referencia, o comprometer al menos que no habrá despidos forzosos, los sindicatos mayoritarios han diseñado un calendario progresivo de movilizaciones hasta el próximo 25 de abril que se inicia hoy.

Las primeras concentraciones tendrán simultáneamente hoy en Tenerife, ante la antigua sede de Caja Canarias; Las Palmas de Gran Canaria, y Pamplona, a las 17.30 horas. Las protestas continuarán el jueves en Sevilla, a las 13.00, frente a la sede territorial de Andalucía Occidental; en Málaga, a las 13.30, así como en Burgos y Madrid, a las 13.00. Siempre frente a sede representativas de la entidad.

La entidad prevé prejubilaciones, bajas incentivadas y despidos hasta llegar a 3.002 salidas

Salidas por regiones

De momento, las centrales no han convocado aun ninguna protesta en Cataluña, zona de influencia natural y de mayor presencia de CaixaBank, debido a que están focalizando sus movilizaciones en aquellas regiones con mayor tasa de salidas previstas.

Después de todo, de las 3.002 salidas previstas por la entidad, Sevilla concentra 491; Madrid, 334; Santa Cruz de Tenerife, 211; Las Palmas, 137 y Burgos, 122; frente a los 288 estimados para Barcelona.

Otro punto de enconamiento de la negociación es la pretensión de CaixaBank de no reincorporar a unos 700 empleados de Banca Cívica a los que se suspendió de contrato temporalmente con la garantía de que volverían a su puesto en cuestión de meses.

Prejubilaciones

Más allá de eso, la entidad que preside Isidro Fainé, quien en la última presentación de resultados prometió un ajuste pactado con los sindicatos, plantea un programa de prejubilaciones del que se beneficiarían unos 830 empleados, que recibirían entre el 70% y el 75% de su salario bruto y un convenio especial con la Seguridad Social hasta el momento de su jubilación.

En cuanto a las bajas voluntarias, de momento la entidad no ha detallado una oferta. Los referentes inmediatos de momento deben ir más allá de los 20 días de salario por año trabajado, el supuesto más conservador de la reforma laboral, para poder considerarse como “incentivadas”.

A partir de ahí, los últimos ajustes de entidades que han recibido ayudas se han saldado con indemnizaciones de unos 30 días por año trabajado, mientras que en el caso de Santander, la última de las entidades sanas en llevar a cabo un ajuste, la cifra se elevó hasta los 50 días referidos.

Normas