La UE, del revés

Crece el riesgo de que vuelen los ahorros

Los expertos creen que la desconfianza puede llegar a ahorradores de otros países

La normativa de la UE no prevé que los depositantes carguen con parte del peso del rescate

Gente sacando dinero en cajeros de Nicosia, Chipre.
Gente sacando dinero en cajeros de Nicosia, Chipre. EFE

Hoy es fiesta en Chipre, al menos en la parte sur de la isla, que es la que pertenece a la UE desde 2004 y al euro desde 2008. Se celebra el comienzo de la Cuaresma ortodoxa, un Lunes equivalente al Miércoles de Ceniza de los católicos. Y si se cumple la tradición, las familias chipriotas saldrán al campo a preparar barbacoas y a competir por volar sus cometas lo más alto posible.

Pero no parece que los ánimos del pequeño Estado (862.000 habitantes) estén para levantar la vista hacia el cielo, sino más bien para despotricar contra un Parlamento que hoy mismo podría aprobar un impuesto que grava en un 6,75% los depósitos de todas las cuentas con menos de 100.000 euros y en un 9,9% las que superen esa cifra. Una familia que el viernes tuviera 20.000 euros en la cuenta mañana dispondrá solo de 18.650 euros. Un tijeretazo que quita las ganas de volar cometas a cualquiera.

Y los ánimos no estarán mucho mejor en el resto de Europa, en particular en España e Italia, donde los analistas temen hoy un repunte, aunque sea ligero, de las primas de riesgo como consecuencia de la decisión de la zona euro de obligar a los ahorradores chipriotas a financiar parte del rescate de la banca de su país.

“Se trata de una decisión drástica, que contrasta con anteriores programas de ajuste europeos, en los que se protegió a los depósitos bancarios”, señalaba ayer un informe de Barclays. Los analistas de esta entidad detectan un claro endurecimiento por parte de las autoridades europeas a la hora de afrontar la recapitalización o liquidación de bancos en dificultades. Y recuerdan que en las últimas semanas, el Gobierno holandés expropió la deuda subordinada del banco SNS Reaal (con una pérdida del 100% del principal par los titulares). Y el irlandés, en otra decisión sin precedentes en la zona euro, impuso pérdidas a los bonistas sénior del Anglo Irish Bank.

Los analistas de JP Morgan interpretan que “tras varios años de crisis, el Eurogrupo y el FMI están cansados de soluciones a medias. Han decidido coger el toro por los cuernos y hacer de Chipre un caso más parecido al de Islandia que al de Grecia, lo que ayudaría a una rápida recuperación [de la isla]”.

Las fuentes financieras consultadas por Cinco Días, sin embargo, consideran muy peligroso el precedente sentado en Chipre, porque expone a pérdidas a los depósitos, incluso los garantizados, mientras que salva a los acreedores seniors y a los bonistas. 

El Eurogrupo justifica la decisión por las peculiariedades del sector financiero chipriota, donde un casi un tercio de los 68.000 millones en depósitos pertenecen a no residentes. Pero la decisión contraviene incluso el proyecto legislativo de la Comisión Europea sobre resolución bancaria, que no incluye lo depósitos asegurados entre los activos que deben contribuir al rescate de una entidad.

Bruselas insiste en que el caso chipriota es una excepción. Pero dada la interminable duración de la crisis, los ahorradores de otros países tomarán nota del precedente, sobre todo, quienes tengan cuentas en entidades rescatadas con dinero público y que aún no consiguen remontar.

A esa inquietud se suma la reciente sentencia del Tribunal de la Asociación Europea de Libre Comercio que avaló la decisión de Islandia de no reembolsar a los clientes extranjeros de sus bancos ni siquiera los depósitos garantizados.

Aun así, los analistas no esperan una salida inmediata de capital, ni siquiera en España o Italia. Pero auguran una reapertura del debate sobre los fondos de garantía. “Nadie se fiará de los que no estén prefinanciados [como el español]”, señalan en el sector.

El caso chipriota también podría acelerar la entrada en vigor del marco europeo de resolución, prevista para 2018 pero que el BCE desea adelantar al menos tres años. Si es así, los depósitos hasta 100.000 euros volverán a estar a salvo. Y quizá hasta entren ganas de relajarse y volver a echar al viento las cometa

Normas