La sentencia del Tribunal Europeo

El juez que preguntó a Luxemburgo ve en el fallo un "punto de partida" para reformar la ley hipotecaria

José María Fernández Seijo es el juez que presentó la cuestión prejudicial.

Cree que el fallo de Luxemburgo es "un punto de partida" reformar la ley hipotecaria.

El juez José María Fernández Seijo, hoy en su despacho de Barcelona.
El juez José María Fernández Seijo, hoy en su despacho de Barcelona. EFE

El titular del Juzgado Mercantil 3 de Barcelona, José María Fernández Seijo, que trasladó la cuestión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) sobre la norma hipotecaria española, ve muy positivo el fallo que declara que es contraria a la ley europea y lo ha valorado como “un punto de partida” para la reforma legislativa.

En declaraciones a Europa Press este jueves después de conocer la decisión del tribunal, ha asegurado que el fallo deberá a obligar al Gobierno a emprender “cambios importantes en la legislación”, y facilitará que los bancos lleguen a acuerdos con los afectados evitando que los casos lleguen a juicio.

Fernández Seijo ha alabado el papel que han jugado la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y a los medios de comunicación a los que les ha concedido “todo el mérito” de potenciar el debate sobre las ejecuciones hipotecarias ya que, como ha recordado, cuando presentó la cuestión en 2011 pasó desapercibida.

El Tribunal de Justicia de la UE ha dictaminado este jueves que la legislación española sobre desahucios vulnera la normativa comunitaria porque no garantiza a los ciudadanos una protección suficiente frente a cláusulas abusivas en las hipotecas.

La legislación española no permite paralizar un desahucio invocando cláusulas abusivas en las hipotecas, sino que esta cuestión debe resolverse en otro juicio una vez que ya se ha ejecutado la expulsión.

Normas