La entidad anunciará la fecha de inicio para las solicitudes

Las oficinas de Bankia centralizarán las peticiones de arbitraje

La petición de arbitraje no supone ningún obstáculo para la venta posterior de las acciones

El Instituto Nacional de Consumo insiste en realizar el trámite en la red de Bankia

Oficina de Bankia
Oficina de Bankia REUTERS

Guindos lo anunció el martes en el Congreso y será Bankia a quien corresponda ponerlo en marcha. El Instituto Nacional de Consumo comunicó ayer que las solicitudes de arbitraje de las preferentes de Bankia se presentarán en las oficinas de la entidad, que deberá anunciar ahora la fecha del inicio para tramitar las peticiones.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dio el martes por inaugurado el procedimiento de arbitraje para las preferentes de Bankia que, aún así, todavía debe seguir ciertos pasos antes de que los titulares de estos productos puedan acogerse a él. La fórmula del arbitraje –que ya han seguido en Novagalicia y Catalunya Banc y que es la única que puede garantizar la recuperación de todo lo invertido en preferentes de entidades nacionalizadas– se canalizará en el caso de Bankia a través la Junta Arbitral Nacional de Consumo, dependiente del Instituto Nacional de Consumo. No será por tanto un organismo autonómico el encargado del arbitraje, como ha sucedido con las perferentes de Catalunya Banc y Novagalicia, ya que, según ha considerado Economía, debe tratarlo un organismo de carácter nacional, dado el amplio ámbito geográfico en el que se extiende Bankia.

Y ha sido el propio Instituto Nacional de Consumo quien ayer explicaba en un comunicado publicado en su web cuál es el proceso que se sigue ahora en para el arbitraje de preferentes de Bankia. Serán las oficinas de Bankia las que canalicen las solicitudes. El organismo incluso recomienda “no presentar solicitudes ante una Junta arbitral o en cualquier administración de consumo”, con el argumento de que se retrasaría sustancialmente el proceso. “Es importante que la solicitud de arbitraje se haga ante la oficina bancaria”, añade el comunicado.

Será la propia Bankia, a instancias del FROB, quien tiene que dar el pistoletazo de salida al arbitraje de sus preferentes. La entidad “hará público la fecha de inicio para presentar las solicitudes en sus oficinas”, explica el Instituto Nacional de Consumo. El cliente afectado deberá acudir provisto de la documentación de que disponga en relación con el asunto y rellenar un formulario de solicitud de arbitraje. A partir de ahí, Bankia enviará las solicitudes y su propia información a una consultora externa, que será KPMG, encargada de hacer el filtro de los casos que sí pueden acogerse al proceso de arbitraje. No en vano, este procedimiento se reserva para las situaciones en que se verifique que ha habido una mala praxis en la comercialización de las preferentes y cuando haya evidencias de que el perfil de riesgo del cliente no se adecúa a la contratación de ese producto. Así, muchos ahorradores pensaron que contrataban un depósito cuando en realidad la preferente tiene el perfil de riesgo propio de un acción.

El canje en el horizonte

Las oficinas de Bankia van a acoger por tanto la tramitación de las solicitudes de arbitraje justo en el momento en que también se preparan para el canje de preferentes en acciones de la entidad, en el que se materializará la quita sobre el nominal que impone Bruselas. La fecha del inicio de presentación de solicitudes está todavía sin concretar y, en cualquier caso la petición de arbitraje no ha de interferir en el proceso del canje. Es decir, y según explican en la CNMV, la petición de un arbitraje no supone ningún obstáculo para que el titular pueda después vender las acciones en las que se convertirán sus preferentes. Aunque venda las acciones, tendrá el mismo derecho a recuperar su dinero si el laudo es favorable. Y una vez planteada la solicitud y aceptada por el banco –previo filtro de la consultora KPMG– corresponderá al árbitro del Instituto Nacional de Consumo el análisis de cada caso.

En el arbitraje de Novagalicia ha sido el Instituto Galego de Consumo quien ha canalizado las peticiones de los afectados, no las oficinas de la entidad. La entidad gallega ha pagado ya 261,3 millones de euros a 13.883 titulares de prefentes que han recibido un laudo favorable, si bien Novagalicia ha aceptado la tramitación en total de 14.333 casos, en un proceso que aún sigue abierto. En el caso de Catalunya Banc, se han presentado 6000 expedientes y, de momento, hay 800 laudos positivos.

Normas