Se propone captar hasta 12 millones en el MAB

La experiencia, la clave de Ebioss para transmitir confianza

Da el salto al mercado para crecer

Obtendrá la liquidez para poner en marcha cuatro centrales termoeléctricas

La experiencia, la clave de Ebioss para transmitir confianza

Tras años desarrollando proyectos de ingeniaría para terceros, Ebioss ha decido dar el salto y aplicar ellos mismo su propia tecnología y conocimientos. La construcción de plantas termoeléctricas es el siguiente paso, pero para ello necesitan captar recursos financieros. La salida al MAB es la opción más adecuada.

El pasado lunes se confirmó la noticia: Ebioss ha obtenido el visto bueno para su salida a Bolsa, convirtiéndose así en la primera compañía extranjera que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). La operación permitirá a la empresa obtener el capital suficiente para la construcción y puesta en marcha de cuatro centrales termoeléctricas que emplearán los residuos para la obtención de gas. Su salida al mercado alternativo se llevará a cabo mediante una Oferta de Suscripción de Acciones (OPS) dirigida a terceros inversores en España y en el extranjero de acuerdo a la normativa de cada país. Según lo acordado en la junta general extraordinaria del pasado mes 12 de diciembre se realizará una ampliación de capital social por valor de 12 millones de euros en dos etapas: una este año, y la segunda, en 2014.

Como ya señaló su presidente en una entrevista concedida a Cinco Días, Ebioss es una empresa de ingeniería que desarrolla tecnología para convertir los residuos en gas. Aunque se trate de una compañía búlgara, la tecnología empleada es española y cuenta ya con 15 años de experiencia.

Hasta la fecha, su principal fuente de ingresos ha sido precisamente este aspecto, la tecnología, aplicada en el diseño, construcción y mantenimiento de las plantas de gasificación de residuos. Su experiencia y saber hacer le han llevado a ganarse la confianza de empresas como Repsol, Endesa, Gas Natural o Siemens. Y ahora buscan dar un paso más, construir sus propias plantas. La ventaja competitiva adquirida durante estos años es la base para la expansión a nuevos horizontes que le permitan incrementar sus ingresos. Con una facturación próxima a los dos millones de euros, la empresa espera que en los próximos dos años se multiplique por 10 gracias a los nuevos proyectos.

Es aquí, en la construcción de las plantas termoeléctricas, donde la salida al MAB se convierte en una herramienta clave que permitirá a Ebioss obtener el dinero necesario para la puesta en marcha de nuevos proyectos en Bulgaria. La construcción de centrales propias se erige así como el segundo pilar de actuación, abriendo la puerta a ingresos recurrentes adicionales. La nueva área de negocio, que se pondrá en marcha en cuanto dispongan de los recursos financiaros, es un paso adelante en el crecimiento e integración vertical, pudiendo así no solo generar energía sino venderla directamente. El tercer eje de su negocio creación de un banco de residuos propios que confían en que genere valor económico en los próximos años.

La diferencia entre esta y otras empresas que han salido al MAB en los últimos tiempos es que en el caso concreto de Ebioss su tecnología y modelo de negocio base ya está probado y a la vista de la aceptación por parte de grandes compañías parece que funciona. Esta puede ser aprovechada para transmitir confianza y solidez a los potenciales inversores.

Pero el futuro de Ebioss no solo pasa por abarcar nuevos procesos del negocio energético, sino también por la diversificación geográfica, aspecto que en los últimos años ha cobrado gran importancia. La posibilidad de mitigar los potenciales riesgos y compensar las pérdidas de un lado con las ganancias de otro ha adquirido una relevancia especial en los últimos tiempos, sobre todo después comprobar cómo mientras Europa y el resto de países desarrollados luchan contra viento y marea para salir de la crisis, otras economías como las emergentes no les ha ido tan mal. Y Ebioss ha decido tomar nota para aprovechar las ventajas de la globalización. Presente en España, Bulgaria, Italia, Francia, República Dominicana, Portugal, Alemania, Egipto, entre otros, la empresa busca aumentar su cartera de proyectos de ingeniería que a día de hoy alcanza los 27 millones de euros.

Entre sus planes más inmediatos se hallan la puesta en marcha de la última fase de la planta de gasificación de residuos en Ciudad Real, el plan de ingeniería de una planta de generación de electricidad mediante la gasificación de residuos urbanos en Alemania, la construcción de una planta en Egipto así como la expansión a países como EE UU y Brasil.

Normas