Foro Cinco Días

Griñán pide un gran pacto nacional que blinde el gasto productivo

Tilda de necedad recortar pensiones por un problema de ingresos

Critica al Banco de España por desatender la reforma financiera

Griñán pide un gran pacto nacional que blinde el gasto productivo

La consolidación fiscal es un error porque no se ha logrado recuperar la economía ni tampoco reducir el déficit”. Con esta frase, pronunciada al principio de su intervención, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, enfatizó la necesidad de cambiar la política económica de recortes de gasto y subidas de impuestos en España, iniciada por José Luis Rodríguez Zapatero y continuada por Mariano Rajoy. En su opinión, esa combinación está llevando a la economía española a la dirección contraria de la recuperación económica. “Con el gasto reducido y las rentas deprimidas, es imposible obtener crecimiento”, apuntó durante su intervención en el Foro CincoDías, patrocinado por Banco Santander.

El acto celebrado ayer en Sevilla, al que acudieron más de quinientas personas, le sirvió para exponer su receta para que el crecimiento y el empleo sustituyan a los impuestos y los ajustes como ejes de la política económica. Y para ello propuso blindar algunas partidas de gasto de los ajustes presupuestarios. “Estoy convencido de que hay que priorizar algunas partidas frente a otras. No todas pueden sufrir recortes por igual. Se trata de no contabilizar en la senda de consolidación fiscal todo aquellos que se traduzcan en competitividad, como la I+D+i, la inversión en infraestructuras, la formación o la internacionalización”, apuntó. Y para ello puso como ejemplo el Pacto por Andalucía, un acuerdo que está negociando en la actualidad el Gobierno autonómico con sindicatos, empresarios y agentes sociales para impulsar aquellas actividades que puedan reactivar la competitividad de la región. Y entre ellos citó al sector agroalimentario, “uno de los más internacionalizados”, o al turismo, “en el que los empresarios y las administraciones han hecho los deberes al establecer una hoja de ruta para diversificar los mercados emisores y al ampliar la oferta de deportes y eventos”. El presidente andaluz hizo hincapié en el sector de la construcción, al que exoneró de ser el responsable de la crisis económica que se ha prolongado, por ahora, durante cinco años en España. “Es uno de los más perjudicados por el boom de la promoción inmobiliaria”, resaltó Griñán. En su opinión, existe margen para que esa actividad vuelva a crecer y a generar inversión y empleo en España (citó el plan de rehabilitación de vivienda y de espacios urbanos impulsado por la Junta de Andalucía), en la medida en la que llegó a ocupar al 14% de la población activa en pleno boom inmobiliario y ahora solo lo hace al 5% (la media europea es del 9%). “Ahora mismo está infravalorado”, remarcó.

El presidente andaluz también apostó por blindar partidas del gasto social, como la sanidad y las pensiones, para de ese modo evitar que entren en el carrusel de ajustes. “El problema de la sanidad no es de ingresos, sino de gastos. Lo que tienen que hacer las administraciones es cooperar para gestionar los hospitales o para mejorar la coordinación con el sector privado”, apuntó. En ese mismo sentido se refirió a la congelación de las pensiones aprobada por Rajoy, medida a la que se opuso frontalmente. “Es otro problema de gasto, en gran medida condicionado por el envejecimiento. Lo que hay que hacer es analizar los riesgos que tiene para el futuro y negociarlos de forma consensuada tal y como se hizo en los Pactos de la Moncloa. Congelarlas por un problema de ingresos es una necedad”. Griñán señaló que a la salida de la crisis también puede contribuir la reestructuración del sistema financiero, ámbito en el que no quiso ahorrarse una crítica al anterior gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, “que se ha ocupado más ocupado más de la reforma laboral que del sector financiero”.

Griñán consideró que ese pacto por el crecimiento y el empleo que propone para Andalucía y España debería extenderse a la UE a través de un acuerdo para recuperar la credibilidad en las instituciones comunitarias y evitar movimientos populistas “como Beppe Grillo en Italia o Viktor Orban en Hungría”.

 

Normas