La lentitud en los reembolsos fiscales sirvió para mejorar el déficit de 2012

Qué ha pasado y por qué con las devoluciones en Sociedades

Hacienda dejó para enero de este año devoluciones fiscales que, en condiciones normales, hubiera realizado en 2012

La Agencia Tributaria atribuye la demora al mayor control del fraude fiscal y a la caída de la actividad

Qué ha pasado y por qué con las devoluciones en Sociedades Ampliar foto

Las devoluciones de tributos, especialmente en el impuesto sobre sociedades, se redujeron de una forma drástica e inédita en la última parte del año, período en que tradicionalmente se aprueban estos reembolsos. Ello ha permitido mejorar la cifra de déficit de 2012, que fue del 6,7%.

Al igual que en el IRPF, la declaración del impuesto sobre sociedades puede dar derecho a una devolución. La mayoría de empresas hace coincidir el año fiscal con el año natural y el plazo para presentar la declaración de un ejercicio termina el 25 de julio. A partir de esa fecha, Hacienda tiene seis meses para ingresar en las cuentas bancarias de las empresas los importes solicitados. Dicho de otra forma, el límite para el reembolso termina el 25 de enero del ejercicio siguiente. Tradicionalmente, ese plazo casi nunca se agotaba y la mayor parte de devoluciones se ejecutaban entre octubre y diciembre.

Las cifras así lo avalan (ver gráfico). Desde 2005, las devoluciones en el último trimestre del impuesto sobre sociedades han representado entre el 63% y el 44% de las realizadas en todo el año. Ese porcentaje, en 2012, cayó hasta el 13,7%. Esto significa que buena parte de las devoluciones solicitadas en julio de 2012 se retornaron en enero de este año, cuyos datos todavía no han sido publicados

Ello permitió elevar los ingresos de 2012 a costa de perjudicar los de 2013. Ya en 2011, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero retrasó el pago de las devoluciones en la parte final del año. Sólo así se explica que, en enero de 2012, los reembolsos en Sociedades alcanzaran los 1.290 millones cuando, en condiciones normales, en el primer mes del año los retornos impositivos no suelen superar los 400 millones. Una situación similar se produjo en enero de este año. Sin embargo, la bajísima tasa de devoluciones en la última parte del ejercicio anterior, sugiere que los retrasos en los pagos se han acentuado. El Gobierno reconoció este hecho y lo atribuyó a dos motivos. Por un lado, señaló que la menor actividad también provoca una menor solicitud de devoluciones. Sin embargo, en 2012, los reembolsos reclamados por los contribuyentes del IRPF aumentaron ligeramente respecto al año anterior, según los datos publicados por la Agencia Tributaria, que no ofrece esa misma información para otros impuestos como Sociedades o IVA.

De hecho, no resulta descabellado pensar que la solicitud de devoluciones aumentó en la declaración del impuesto sobre sociedades presentada en 2012. Ello es así porque el anterior Gobierno elevó en agosto de 2011 los pagos fraccionados, lo que supuso que las empresas adelantaran más dinero a Hacienda y, por lo tanto, es previsible que aumentara también el importe de las devoluciones.

En cualquier caso, se trata de una suposición ya que no existen datos públicos que permitan saber el importe de las devoluciones solicitadas en las distintas campañas de Sociedades.

Otro de los argumentos que esgrime Hacienda para explicar la caída en las devoluciones es la intensificación de los controles fiscales.

“Hacienda ha vigilado con mayor rigor la procedencia de las devoluciones utilizando los plazos que otorga la ley para realizar el control”, señaló en un comunicado el Ministerio de Hacienda el miércoles tras presentar los datos de ejecución presupuestaria. En este sentido, reconoce que las devoluciones solicitadas en julio de 2012 se devolvieron en enero de este año, lo que supone menos liquidez para las empresas que estaban acostumbradas a recibir antes la cuota diferencial del impuesto sobre sociedades.

“Si estas menores devoluciones se corresponden con menores importes solicitados por los contribuyentes o un mejor control por la Administración Tributaria, entonces estamos ante una clara mejora recaudatoria y de control del déficit. Si no es así y hay más importes pendientes de devolver, el problema del control del déficit simplemente se habrá traslado a 2013”, señala Francisco de la Torre, economista e inspector de Hacienda del Estado.

En cualquier caso, fuentes tributarias recuerdan que ya advirtieron tras el verano que aumentarían los controles sobre el impuesto de sociedades, cuya recaudación se derrumbó durante la crisis y que ha mejorado tras la subida de los pagos fraccionados.

Menores reintegros también en IVA e IRPF

El impuesto sobre sociedades es el tributo en el que se ha hecho más evidente la demora en las devoluciones fiscales en la última parte del año. Sin embargo, la misma circunstancia se registró en el IVA y, en menor medida en el IRPF. En el caso de Sociedades, entre octubre y diciembre de 2012 se retornaron 749 millones frente a los 2.709 millones del año anterior. Un descenso del 72%. En el IVA, las devoluciones en el último trimestre de 2012 alcanzaron los 4.702 millones, un 34% menos que en 2011. De hecho, en los gráficos adjuntos se observa como la evolución de las devoluciones de IVA en 2012 sigue prácticamente la misma tendencia que el ejercicio anterior hasta la parte final del año, donde se registran diferencias notables.

La caída de las devoluciones en el IVA, especialmente en la parte postrera del año, también resulta llamativa ya que el incremento de tipos también implica un aumento de las cuantías a retornar.

En el caso del IRPF, se ha registrado la misma situación que en Sociedades e IVA y, en 2012, cayó el importe de devoluciones. Ello es así a pesar de que, según los datos de Hacienda, los contribuyentes reclamaron el año pasado la devolución de 11.172 millones, una cifra superior a los 10.994 millones solicitados en 2011. Circunstancia que indica que un mayor importe de reembolsos quedó pendiente de devolver cuando finalizó el año 2012 y, por lo tanto, el pago se realizó el pasado enero, cuando terminó el plazo para de devolución.

Aun así, la Agencia Tributaria gestiona con mayor diligencia siempre el impuesto sobre la renta que otros tributos. En diciembre, el 95% de los contribuyentes que habían solicitado una devolución ya habían recibido el ingreso.

Normas